Actualizado 17/04/2012 23:52 CET

García-Margallo: "Argentina se ha dado un tiro en el pie"

 

   MADRID, 17 Abr. (OTR/PRESS) -

   "Argentina se ha dado un tiro en el pie" al decidir expropiar el 51% de las acciones que Repsol tiene en YPF y, además, sienta un "grave precedente". Así de rotundo se ha mostrado el Gobierno por la expropiación de la filial española ante la que el Ejecutivo ya tomará medidas en el Consejo de Ministros del viernes. Mientras tanto, el ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, ha solicitado su comparecencia "urgente" ante la Comisión de su ramo en el Congreso para explicar la "posición" del Ejecutivo en este conflicto.

   En declaraciones a los medios de comunicación antes de intervenir en un foro organizado por el diario 'ABC', el ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo, no ha revelado qué medidas tomará España en represalia porque "las medidas no se anuncian, se adoptan".

   En este caso las tendrá que adoptar el Consejo de Ministros del viernes, aunque este mismo martes ya ha habido una reunión técnica para preparar las medidas que se tomarán.

   A pesar de no haber adelantado nada todavía, el ministro de Exteriores ha advertido de que "la sanción más efectiva" que podría recibir en un mundo globalizado como éste es "perder la confianza del mundo de las inversiones y perder el ahorro y la inversión que Argentina, como España, necesita para crecer, crear empleo y mejorar el bienestar de sus ciudadanos".

   En este contexto, el ministro de Exteriores ha señalado que el Gobierno busca la colaboración de gobiernos amigos como Estados Unidos y los países del G-20, así como la defensa de la UE en la expropiación a Repsol. Esto lo ha justificado en que el Gobierno español es "serio, que pesa en el mundo y que tiene la colaboración y amistad de muchos gobiernos amigos, que saben que hoy ha podido tocarle a una empresa española, pero que mañana le puede tocar a cualquier inversor internacional".

   Como Repsol es una empresa española, y por tanto europea, "la UE tiene que tomar cartas en el asunto", ha dicho García-Margallo, pese a que no ha apuntado en qué sentido. A su juicio, lo que ha hecho el Gobierno argentino con la expropiación a Repsol es "intentar resolver los problemas del cuarto de hora que viene sin tener en cuenta las consecuencias que esto puede representar para el pueblo de Argentina".

   "Argentina, en estos momentos, tiene que afrontar unas necesidades de financiación de unos 36.000 millones de dólares, puede que vea cortado el acceso al crédito internacional", ha alertado el jefe de Exteriores.

   Por ello, ha subrayado que "la presidencia tendrá que explicar cuáles son las consecuencias de haber perdido la confianza, que es la clave del sistema en este mundo, y tendrá que explicar dentro de dos o tres meses que estas medidas sirven para que tengan más energía y a un precio más barato".

   "Argentina se ha dado un tiro en el pie", decía García-Margallo, que más tarde ha rectificado estas palabras porque, según aseguró, fue una "expresión desafortunada". Así, ha aclarado que no tenían "ninguna segunda intención", es decir, que no guardan ninguna relación con el accidente del nieto del Rey, Felipe Juan Froilán, que se disparó con una escopeta de pequeño calibre en el pie.

   EXTERIORES SE REÚNE CON EL EMBAJADOR ARGENTINO

   Por otro lado, García-Margallo ha recibido en el Ministerio de Exteriores al embajador de Argentina en España, Carlos Bettini. Se trata de la segunda vez en menos de una semana en que Bettini es convocado para recibir la protesta del Gobierno español por la decisión del Ejecutivo argentino.

   En esta ocasión, el titular de Exteriores le ha transmitido que la expropiación a Repsol "supone el corte, o por lo menos la desconfianza, en unas relaciones" entre España y Argentina que han sido "realmente fraternales durante muchísimo tiempo".

   También le ha advertido de que esta decisión constituye "una mala noticia para España" y una "pésima noticia para Argentina", y en particular para el pueblo argentino, "que es lo que nos debe preocupar a todos".

   Bettini ha abandonado Exteriores a las 13.00 horas, sin hacer declaraciones a los numerosos periodistas que le esperaban a las puertas del Palacio de Santa Cruz. Tan solo ha respondido con un "muy bien, muy bien" cuando la prensa le ha preguntado cómo ha transcurrido la reunión con el ministro.

   Quien sí ha hablado este martes sobre el conflicto de Repsol YPF ha sido el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, quien, durante su intervención en el Foro Económico Mundial en Puerto Vallarta (México), ha reconocido su "profundo malestar" por la decisión del Ejecutivo argentino.

   La expropiación de YPF, según ha señalado Rajoy, rompe el "buen entendimiento" que siempre ha presidido las relaciones entre España y Argentina y considera que es un hecho "puntual" en América Latina, pese a que sienta un "grave precedente" en una economía cada vez más global.

   SORIA COMPARECERÁ EN EL CONGRESO

   Por otra parte, el portavoz del PP en el Congreso, Alfonso Alonso, ha anunciado este martes en rueda de prensa que el ministro de Industria, José Manuel Soria, comparecerá la próxima semana en el Congreso, previsiblemente el martes, para informar de las actuaciones del Gobierno ante el "gesto hostil" de Argentina.

   El propio Soria ha solicitado su comparecencia "urgente" ante la Comisión de Industria, Energía y Turismo en la Cámara Baja para explicar la "posición" del Ejecutivo español en dicho conflicto.  

   "El Gobierno espera que (la nacionalización del 51% de YPF) no se convierta en una práctica generalizada", expresó el ministro a su llegada al Consejo Español de Turismo. "A partir de ayer, Argentina es un lugar menos seguro para hacer negocios", agregó.

   Al igual que García-Margallo, Soria tampoco concretó qué iniciativas emprenderá el Ejecutivo para responder al conflicto, aunque sí que aseguró que tiene preparada "alguna medida" para responder a las "hostilidades" de Argentina. "No se van a anunciar, sino que se van a adoptar en los próximos días", garantizó.

   "El ministro de Asuntos Exteriores ya ha puesto sobre la mesa que va a haber consecuencias en el orden político y diplomático. Desde luego, las va a tener en el orden económico y comercial y puedo asegurar que las va a haber desde el punto de vista energético e industrial", ha puntualizado Soria, en declaraciones a RNE, donde ha asegurado que "le gustaría mucho como ministro y como español" que el Gobierno argentino diera marcha atrás.

   MEDIDAS CONTRA ARGENTINA

   Entre las medidas que se barajan, el Gobierno considera "bastante probable" que la Ayuda Oficial al Desarrollo que España destina a Argentina y que en los últimos cuatro años superó los 100 millones de euros se vea "afectada" en respuesta a la nacionalización de YPF, según fuentes de Exteriores.

   Dichas fuentes han concretado que, por ello, el Ejecutivo está elaborando un informe sobre la cooperación al desarrollo que España mantiene con Argentina donde, según los datos de la Coordinadora estatal de ONG de Desarrollo (CONGDE), operan al menos 22 organizaciones españolas en proyectos de cooperación.

   Entre las opciones políticas que España tiene para responder a la decisión del Ejecutivo de Kirchner se encuentra la de plantear a la Unión Europea "medidas de retorsión" contra Argentina, que serían de aplicación en toda la Unión, y entre las que puede estar la restricción de importaciones.

   Las fuentes diplomáticas consultadas explicaron que esta opción es de aplicación una vez que se haya producido el hecho cierto del daño y la empresa afectada anuncie o inicie las acciones legales pertinentes.

Europa Press Comunicados Empresas

Lo más leído

  1. 1

    El Congreso aprueba la propuesta de Podemos para eliminar mensajes de odio en redes sociales

  2. 2

    Podemos pide al Gobierno medidas para vigilar las redes sociales y eliminar de inmediato mensajes de odio

  3. 3

    Entra en vigor el estado de alarma tras su publicación en el BOE

  4. 4

    ¿En que consiste el nuevo estado de alarma? Estas son las principales medidas

  5. 5

    Captan la atmósfera de un mundo a 260 años luz que 'no debería existir'