Actualizado 16/04/2012 22:23 CET

De Kirchner justifica la expropiación para evitar "el vaciamiento" de YPF

Cristina Fernández De Kirchner Anuncia La Expropiación Del 51% De YPF
REUTERS/STRINGER ARGENTINA

BUENOS AIRES, 16 Abr. (EUROPA PRESS) -

La presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, afirmó que su Gobierno ha decidido la expropiación del 51% del capital de YPF para evitar "el vaciamiento" de la compañía controlada por Repsol y aseguró que el modelo elegido para el futuro de la petrolera no es una "estatización", sino que se pasa por una "recuperación de la soberanía y control" de los hidrocarburos.

"El modelo no es de estatización, que quede claro, sino de recuperación de la soberanía y control de un instrumento fundamental", señaló Fernández de Kirchner en su discurso en la Casa de Gobierno, donde en la puesta en escena estaba acompañada por miembros de su Gobierno y seguidores y una imagen de Eva Perón a su espalda, pero sin mencionar en su discurso de más de una hora el precio que está dispuesta a pagar por la toma de la participación.

La presidenta argentina, que justificó la decisión al subrayar que en 2011 el país registró "por primera vez en 17 años" un saldo comercial negativo de combustibles, subrayó que ahora se conformará "una conducción de la empresa profesionalizada".

Además, aseguró que de haber proseguido esta política de "vaciamiento, de no exploración, prácticamente el país se tornaría en términos de crecimiento, de industria, en un país inviable" y señaló que "la curva de la desinversión de Repsol se parece mucho a la trompa de un elefante".

"Durante muchos años en distintos sectores de la economía manejados por el Estado se aplicó un criterio partidario, que siguió dando argumento a que el Estado era inútil y que solo los privados podían manejar recursos del Estado", añadió.

Así, aseguró que esta decisión no es un "hecho inédito" y subrayó que los recursos pueden "ser administrados correctamente también" por el Estado, poniendo como ejemplo los casos de Arabia Saudí, Rusia (Gazprom, Rosneft), Irán, China (Sinopec), México (Pemex), Brasil (Petrobras) o Noruega, entre otros, donde el Gobierno controla estos recursos.

"No estamos inventando absolutamente nada y charlando con importantes ejecutivos de compañías petroleras de otros lugares me contaban que hace un tiempo las empresas han empezado a estudiar nuevos modelos de negocio, porque han aprendido que los países son absolutamente contrarios a desprenderse del manejo de un recurso que siempre fue estratégico", afirmó.

Por otra parte, la presidenta argentina, que insistió en la defensa de "la industria nacional", subrayó que "no va a contestar a ninguna amenaza, no va a responder a ningún exabrupto y que no se va a hacer eco de las frases insolentes que algunos dijeron", en referencia a las advertencias recibidas en los últimos días desde el Gobierno español y organismos internacionales.

PACTO SINDICADO

Además, De Kirchner indicó que el Gobierno y las provincias, que se repartirán la participación del 51%, establecerán un pacto de sindicación de acciones en el que votarán "siempre en la misma forma".

Para esta operación, la presidenta señaló que será necesaria la autorización del Congreso con las dos terceras partes, al igual que para realizar una reforma de la Constitución. "¿Qué les puede cambiar la vida la reforma de la Constitución o qué no tengamos combustible y energía?", preguntó.

De Kirchner, que incluso llegó a mostrar en su intervención un tubo que contenía el primer petróleo argentino procedente de un pozo descubierto el 13 de diciembre de 1907, indicó que esta historia termina "con el nacimiento de una empresa nacional y profundamente federal".

Europa Press Comunicados Empresas