Las reservas de oro del Banco de España se han revalorizado un 82,7%

Actualizado 09/05/2010 19:24:10 CET

MADRID, 9 May. (EUROPA PRESS) -

Las reservas de oro del Banco de España se han revalorizado un 82,7% durante la crisis, al pasar de los 4.397 millones de euros que valían en julio de 2007 hasta los 8.034 millones en que estaban cuantificadas el pasado mes de abril, según datos de la entidad emisora recogidos por Europa Press.

El Banco de España dejó de vender oro en el verano de 2007, hasta dejar las reservas en 9,1 millones de onzas troy (283 toneladas), y desde entonces las reservas han incrementado su valor hasta superar los 8.000 millones de euros al compás del deterioro de la economía internacional.

El oro es un valor refugio en épocas de crisis, especialmente en aquellos momentos en los que la incertidumbre se cierne sobre los mercados internacionales y las dudas afectan a la valoración de la deuda soberana de los países, como en el caso reciente de Grecia y de los países periféricos de la eurozona.

Así, el reciente incremento de la demanda de oro por parte de los inversores ha colocado el valor del este metal precioso en máximos históricos, llegando a los 1.200 dólares la onza.

Sin embargo, pese al elevado déficit del Estado y las dudas sobre la solvencia financiera de España, la venta o no de oro no ha aparecido aún en el debate económico, a diferencia de lo que ocurrió en 2007.

En aquel año, el Banco de España vendió 4,3 millones de onzas troy de oro (133,7 toneladas). Así, el banco emisor redujo un 32% sus reservas de oro a cambio de un beneficio aproximado de 2.180 millones de euros entre los meses de marzo y julio de 2007.

VENTAS ENTRE MARZO Y JULIO.

El Banco de España realizó una primera venta de 1,3 millones de onzas troy en marzo 2007 (40,4 toneladas), a la que sucedió otra similar en el mes de abril, que redujo las reservas a 10,8 millones de onzas troy (335,8 toneladas), frente a las 13,4 millones iniciales (416,7 toneladas).

Durante estos meses, el saldo de las reservas de oro descendió de manera proporcional de los 6.467 millones de euros a los 5.379 millones, acumulando una pérdida de más de 1.000 millones de euros (-16,8%).

Entre mayo y julio se produjeron dos nuevas ventas de oro por parte de la institución gobernada por Miguel Ángel Fernández Ordóñez, que restaron de las reservas de oro monetario 982 millones de euros, lo que supuso una nueva reducción del 18,2%. De esta forma, las reservas quedaron establecidas en 9,1 millones de onzas troy (283 toneladas) con las que se ha llegado hasta hoy.

Por tanto, en términos de liquidez, el valor de estas reservas pasó de los 6.467 millones de euros en diciembre de 2006 a 5.145 millones de euros (-20,4%) en 2007.

EL ORO NO ERA RENTABLE...

El entonces vicepresidente económico del Gobierno, Pedro Solbes, tuvo que dar explicaciones sobre estos movimientos en el pleno del Senado a principios del mes de junio, donde aseguró que respondían a la necesidad de mejorar la rentabilidad de los activos del Banco de España.

Además, Solbes explicó que las ventas se realizaron en coordinación con el BCE y otros 15 bancos centrales en virtud del Acuerdo de Bancos Centrales sobre Oro (CBGA por sus siglas en inglés) firmado en 1999 y renovado en 2004, que prevé la venta de una máximo de 500 toneladas anuales, motivado por la necesidad generalizada de vender oro activo, no rentable, e invertirlo en bonos de renta fija, aumentando su rentabilidad.

En este sentido, Solbes afirmó que el oro "jugó un papel fundamental como elemento de reserva que está desapareciendo, ya que no es un activo rentable". Dos meses más tarde estalló la crisis y el oro volvió a ser un valor refugio.

...PERO CON LA CRISIS VOLVIÓ A BRILLAR.

Así pues, el Banco de España realizó estas ventas poco antes de que estallara la crisis crediticia de EE.UU., que convirtió el oro en un valor refugio y disparó su cotización.

Además, la Reserva Federal estadounidense salió al paso de dicha crisis con agresivos recortes de tipos, que provocaron el desplome del dólar y contribuyeron a la apreciación del metal.

De hecho, en marzo de 2008 la cotización del oro rompió la barrera de los 1.000 dólares por onza, como en la actualidad, lo que podría haber disparado la rentabilidad de las ventas de oro realizadas por el Banco de España un 30%.

Europa Press Comunicados Empresas