Actualizado 03/03/2017 07:55 CET

"El acuerdo con BonÀrea demuestra que Aragón es el mejor lugar para crecer", afirma Marta Gastón

Responsables del Gobierno de Aragón y de la empresa en la firma del convenio.
DGA

   HUESCA, 5 Feb. (EUROPA PRESS) -

   La consejera de Economía, Industria y Empleo del Gobierno de Aragón, Marta Gastón, ha subrayado que el acuerdo alcanzado por el Ejecutivo con BonÀrea demuestra que la Comunidad es "el mejor lugar para crecer". La compañía construirá un centro alimentario-logístico en el municipio zaragozano de Épila con una inversión de 400 millones de euros y la creación de 4.000 puestos de trabajo en el momento de máximo desarrollo, que se estima tenga lugar dentro de diez o doce años.

   Gastón ha comparecido ante los medios de comunicación este domingo, 5 de febrero, en la sede de la Delegación Territorial del Gobierno de Aragón en Huesca, para explicar la trascendencia de acuerdo suscrito el pasado viernes con el grupo agroalimentario Guissona para impulsar la expansión nacional de BonÀrea desde el gran centro de producción y suministro que se construirá en Épila.

   Un proyecto que, como dijo el presidente de Aragón, Javier Lambán, equivale a "la Opel de la industria agroalimentaria", ha recordado Gastón, quien ha dicho que esta iniciativa empresarial ha salido adelante al poner en valor la "gran potencialidad y la idoneidad" de Aragón.

   "La decisión de BonÀrea de apostar por Aragón para impulsar su expansión nacional, ha sido posible gracias a un trabajo discreto y continuo que ha sentado las bases para convencer de que la región es el mejor lugar para crecer", ha precisado.

   Asimismo, ha reiterado que el Ejecutivo autonómico tiene el firme compromiso de proporcionar los máximos apoyos y, sobre todo, de dar seguridad a las decisiones y proyectos empresariales: "La seriedad de Aragón y de su Gobierno ha sido decisiva para la elección de la ubicación del proyecto. Aprovechamos los recursos endógenos para generar actividad económica no deslocalizable".

PROYECTO ESTRATÉGICO

   La consejera de Economía ha insistido en el carácter estratégico del proyecto, con una inversión de 400 millones de euros en Épila, al combinar una ubicación óptima para la distribución, la potencia del sector agroalimentario de la Comunidad y el uso eficiente de una avanzada red de infraestructuras.

   "El refuerzo mutuo de la logística, la industria agroalimentaria y sector primario puede generar en total alrededor de 10.000 empleos", ha calculado; ya que a los 4.000 directos en el complejo de Épila habrá que añadir unos 5.000 productores asociados en agricultura y ganadería y otros 1.000 empleos en las nuevas tiendas de la red BonÀrea que surgirán por el proyecto y distribuirán su producción.

   "Es una iniciativa productiva no deslocalizable que generará una demanda de productos agrícolas y ganaderos permanente y que desarrollará una actividad de transformación y distribución de dichos productos continua. Es una industria de la tierra y pegada al territorio, que atraerá población y contribuirá al equilibrio territorial", ha aseverado.

   En este contexto, ha apuntado que los productores, "actuales y potenciales", de la Comunidad pueden ir proyectando empresarialmente su futuro, para lo que ha insistido en que pueden contar con el Gobierno de Aragón. Ha agregado que su Departamento continúa trabajando para favorecer la implantación de nuevas empresas y el crecimiento de las ya instaladas en Aragón.

   Ha remarcado que los indicadores estatales ratifican que la economía aragonesa va mejor que la media nacional y que la Comunidad es "tierra de oportunidades".