Economía/Transportes.- Un total de 39.500 vehículos utilizaron la nueva Autopista a Levante en su primer fin de semana

Actualizado 31/07/2006 15:28:30 CET

MADRID, 31 Jul. (EUROPA PRESS) -

Un total de 39.500 vehículos circularon por la nueva AP-36 Autopista Madrid-Levante en su primer fin de semana en servicio, tras su inauguración el pasado jueves, día 27, informó hoy la concesionaria.

Según la sociedad encargada de la explotación de la vía, controlada por Cintra, la nueva vía de pago "ha cumplido con su principal objetivo, el de descargar el tráfico de la A-3 y solucionar los graves atascos que se producen en la autovía en puentes, fines de semana y vacaciones".

La nueva AP-36 tiene un peaje de 12,55 euros para la totalidad de su recorrido en vehículo ligero y en temporada alta, si bien su sistema tarifario contempla descuentos para turismos en función del número de ocupantes, de la franja horaria en que se viaje, para usuarios frecuentes y también por uso del telepeaje.

De su longitud total de 177 kilómetros, 120 kilómetros serán de pago y los 56 kilómetros restantes gratuitos. Estos últimos son los comprendidos en el tramo San Clemente-La Roda y en el que conecta San Clemente-Atalaya del Cañavate.

La autopista constituye un eje paralelo a la actual A-3 y discurre íntegramente por Castilla-La Mancha, desde el final de la radial R-4 Madrid-Ocaña, en la provincia de Toledo, hasta el límite de la provincia de Albacete, tras recorrer la provincia de Cuenca.

ALTERNATIVA A LA A-3.

Según la concesionaria, la distancia en kilómetros entre Madrid y Alicante por la AP-36 es la misma que viajando por la A-3, y la conexión hasta Valencia sólo requiere 35 kilómetros más.

Para lograrlo, la sociedad indica que se puede enlazar con la nueva vía desde la M-50 a la altura de Getafe (Madrid) y realizar un recorrido interrumpido de 201 kilómetros hasta La Roda, para los desplazamientos con destino a Alicante, Murcia o Almería. Los que tengan como destino Valencia o Castellón pueden recorrer 204 kilómetros hasta Atalaya de Cañavate (Cuenca).

Cintra, filial de autopistas y aparcamientos del grupo Ferrovial, ostenta el 50% del consorcio que ha construido y ahora explota la vía. El resto de sus socios son Europistas y Budimex, con un 40% y un 5% respectivamente, y la Kutxa, con el 5% restante.