Actualizado 14/10/2009 16:01 CET

Caritas Congo lleva ayuda a 4.500 desplazados en el Alto Uele que llevaban nueve meses sin recibir asistencia

MADRID, 14 Oct. (EUROPA PRESS) -

Un equipo de la Cáritas de Isiro-Niangara, acompañado por expertos de la Cáritas nacional de la República Democrática del Congo, transportó el pasado domingo 11 de octubre un convoy de ayuda humanitaria de urgencia hasta la región del Alto Uele, donde se encuentra un grupo de 4.500 desplazados. Estas familias viven en la zona de Kurukwata, a más de mil kilómetros al noroeste de Kisangani, a causa de los ataques del Ejército de Resistencia del Señor (LRA) y desde hacía 9 meses no recibían asistencia de ningún tipo.

Cáritas envió a cada familia dos lotes de productos de primera necesidad, enseres domésticos, semillas y utensilios de labranza. Esta acción forma parte de una operación de emergencia a favor de las poblaciones de desplazados a causa de la violencia. El plan fue puesto en marcha por Cáritas Congo en las regiones del Kivu Norte y Sur y la Provincia Oriental, y con él se pretende distribuir ayuda urgente durante siete meses a más de 400.000 desplazados.El 3 de Octubre se realizó otra operación humanitaria para atender a 5.000 desplazados en la zona de Dingila, en el Bajo Uele.

Además, Cáritas Congo ha informado de la liberación, el pasado 4 de octubre, del vicario de la parroquia de Ciherano, a 45 kilómetros al suroeste de Bukavu, en el Kivu Sur, que había sido secuestrado, junto a un alumno seminarista por una docena de hombres uniformados y fuertemente armados.

La organización ha destacado también la "dramática" situación a la que se enfrentan ahora en el Bajo Congo. Allí, en el mes de septiembre, se registró la entrada de 18.000 congoleños expulsados por los servicios de seguridad de Angola. "A esos retornados forzosos se sumaron, en un solo día, el pasado 8 de octubre, un nuevo contingente de 8.000 congoleños", explica Cáritas.

La entidad ha desplazado a la zona un equipo de expertos para cubrir las necesidades materiales más urgentes y aclarar las condiciones en las que se están produciendo esas expulsiones. "Es posible que estas expulsiones guarden relación con las medidas decretadas por la Administración congoleña contra los ciudadanos angoleños en situación irregular que residen en el país", explica la Cáritas Congoleña.

En los últimos meses, Cáritas Congo ha lanzado a la red internacional de Cáritas un total de cuatro llamamientos urgentes para auxiliar a los desplazados por un valor de 8 millones de euros. La cuarta parte de las ayudas provienen, hasta el momento, de Cáritas Española y éstas se destinan principalmente, según la entidad, a las áreas de alimentación, salud, escolarización, tercera edad, mujer, vivienda, desarrollo agropecuario, cooperativismo e infraestructuras.