España, noveno país del mundo con más empleados en la economía social y solidaria: 2,2 millones

Actualizado 13/05/2019 13:25:29 CET
El 75% de los españoles nunca ha tenido un compañero de trabajo con discapacidad, según estudio
DGA - Archivo

MADRID, 13 May. (EUROPA PRESS) -

España es el noveno país del mundo con mayor número de empleados en la Economía Social y Solidaria (ESS), con un total de 2,2 millones de trabajadores en 43.000 entidades, según refleja el informe 'La economía social y solidaria: Balance provisional y perspectivas para España', de la Fundación Alternativas.

El estudio, presentado este lunes 13 de mayo en Madrid, y que recoge datos de la Confederación Empresarial Española de Economía Social (CEPES), también revela que estas cooperativas españolas generan 150.000 millones de euros, lo que equivale a entre el 10 y el 12 por ciento del PIB.

Los autores del estudio concluyen que más allá de los periodos de crisis económicas y de la falta de datos, "se puede afirmar que la economía social y solidaria y el número de empleos remunerados crecen en España, que el grado de conocimiento de la misma, aún muy bajo, va aumentando y que cada vez más personas deciden emprender con fórmulas de ESS".

"La economía social y solidaria está en crecimiento en el estado español, no solo en número de empresas, pues cada vez se crean más, sino que cada vez son más los consumidores y consumidoras que apuestan por consumir productos y servicios vinculados a la ESS", ha subrayado una de las autoras del estudio, la economista y trabajadora de la cooperativa Dinamia en el proyecto Mares Ana Álvaro.

En el mundo existen 2,6 millones de cooperativas que aglutinan a alrededor de 1.000 millones de miembros, que emplean directamente a 250 millones de personas "mucho más que el número de empleos que generan las grandes multinacionales", y que generan 2,9 billones de dólares, según señala el informe, que recoge los estudios globales más recientes.

Atendiendo a los sectores en los que más presente está la economía social y solidaria, los autores destacan el agro industrial, el sector asegurador, el de la banca y los servicios financieros y el sector del comercio mayorista y minorista.

Entre los países que destacan a nivel europeo, se encuentran Finlandia donde se estima que el 72 por ciento de sus habitantes son miembros de alguna cooperativa, así como Canadá y Noruega, donde el porcentaje es del 50 por ciento.

A escala local, algunas de las ciudades donde mayor peso tiene son: Seúl (Corea del Sur), con 10 millones de habitantes y 2.800 entidades de economía social y solidaria; Lille (Francia), con 230.000 habitantes y 20.000 empleos generados; Barcelona, con 1,6 millones de habitantes y 4.718 entidades de ESS; y Montreal (Canadá), con 1,7 millones de habitantes y 7.000 entidades.

Los autores del estudio destacan también el caso de Madrid donde el desarrollo de la economía social y solidaria se ha visto influido por "los contextos económicos y políticos cambiantes de la ciudad". "Actualmente, este ámbito se encuentra en un momento ilusionante y tiene el reto de convertirse en modelo de desarrollo referente del municipio", aseguran. En concreto, la ESS madrileña suma 18.500 trabajadores, en su mayoría españoles, de mediana y mayor edad y con un nivel de estudios superiores.

EL 15M Y LA ECONOMÍA FEMINISTA

Otro de los autores del estudio, el licenciado en Sociología Fernando Sabín, socio y trabajador de la cooperativa de investigación Andaira, ha subrayado la importancia de abrir espacios de debate sobre este cooperativismo que, según ha explicado, se potencia con movimientos sociales como el 15M a partir de los cuales se empiezan a "identificar soluciones colectivas".

"Ese vínculo social que se empieza a construir identifica en la economía social y solidaria un medio interesante por el cual canalizarse", ha apuntado. El informe también añade que a la ESS se suman otras aportaciones procedentes de corrientes teórico-prácticas críticas como "la economía feminista o la economía ecológica".

Además, Sabín ha llamado a "impregnar el conjunto del tejido productivo de los principios y valores" de las cooperativas, mientras que Ana Álvaro ha señalado como reto que el cooperativismo esté más presente en el ámbito educativo.

Por su parte, el director del Laboratorio de la Fundación Alternativas, Jesús Ruiz-Huerta, ha opinado que la economía social y solidaria "no está en la agenda de los políticos", por lo que ha pedido el "compromiso" de los poderes públicos así como más "visibilidad y transparencia" en este terreno que considera que aún está "enormemente difuso".

Contador