Actualizado 03/04/2007 20:43 CET

Global Humanitaria promueve el movimiento asambleario en la India para impulsar el desarrollo

MADRID, 3 Abr. (EUROPA PRESS) -

Global Humanitaria, en colaboración con la ONG local BSSK ha promovido en la India la proliferación de los llamados 'grupos de autodesarrollo' por los que más de 4.200 hombres y mujeres de aldeas de Baruipur y de los Sunderbans se ven involucrados mediante reuniones asamblearias en la evolución y el crecimiento de sus comunidades.

Según informó la ONG a través de su página web, se han formado cerca de 400 grupos que se reúnen periódicamente con el objetivo de poner en común sus objetivos "para afrontar mejor sus necesidades", algo que ya funciona en algunas zonas donde se ha registrado, por ejemplo, un aumento de los cultivos de verduras y legumbres administrados íntegramente por mujeres.

En este sentido, Global Humanitaria afirma que "en el Distrito de 24 Parganas la respuesta ha sido abrumadora"; "en la zona de Baruipur hay ya 102 grupos de autodesarrollo con 1.152 personas de las que el 80% son mujeres"; y "en los Sunderbans funcionan 295 agrupaciones con 3.102 miembros y un 87% de mujeres".

"Las reuniones de estos grupos han conseguido una mayor interacción entre las mujeres de la comunidad", informa la ONG, que recuerda que India es un país donde el sexo femenino "está relegado a las tareas domésticas, tiene muy limitado el acceso al mundo laboral remunerado (...) y a todo aquello que podría mejorar su situación económica".

Ahora, son 22 los grupos que funcionan en Baruipur para trabajar la tierra y 71 los que se han registrado en Sunderbans. El incremento de la producción gracias a la organización, ha motivado que algunas personas hayan hecho préstamos a otros agricultores a un interés muy bajo, gracias a lo cual se han abierto 23 pequeños negocios en ambas zonas.

"Con la ayuda de estos grupos de desarrollo, poco a poco las mujeres empiezan a participar en la toma de decisiones y en los procesos de construcción de sus comunidades. Ambas cosas eran territorio exclusivamente masculino", concluye la ONG.