Actualizado 29/03/2012 10:00

La ONU alerta de que el combate contra la hambruna en el Sahel es una "carrera a contrarreloj"

NUEVA YORK, 29 Mar. (EUROPA PRESS) -

El director de Operaciones de la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), John Ging, ha alertado a la comunidad internacional de que el combate contra la crisis alimentaria que se cierne sobre la región del Sahel es una "carrera a contrarreloj".

En la rueda de prensa que ha ofrecido a su regreso de un viaje de una semana a Níger, Burkina Faso y Mauritania, Ging ha señalado que la duradera sequía que padecen los países del Sahel representa "una de las condiciones climáticas más duras del planeta".

"Es una cuestión de vida o muerte para millones de personas que están al borde del abismo. Ya es una crisis terrible en términos de escalada del sufrimiento humano", ha dicho Ging, según informa el Centro de Noticias de la ONU.

En concreto, ha apuntado que más de 15 millones de personas de los países de África Occidental sufren la crisis alimentaria, aunque los más vulnerables son los niños, ya que más de un millón están al borde de la desnutrición y más de 200.000 murieron por esta enfermedad en 2011.

Además, ha recordado que la situación se ve agravada por conflictos regionales --como los de Costa de Marfil, Libia y Malí-- que han aumentado el número de armas provocando una ola de violencia que ha obligado a cientos de miles de personas a abandonar sus casas y a dirigirse a otras zonas del país o más allá de sus fronteras.

Ging ha advertido de que "la situación puede empeorar si no hay una respuesta y una financiación adecuada para la misma", indicando que los planes de contingencia regionales apenas están financiados al 40 por ciento.

Por ello, en una reunión con los países donantes celebrada en Nuakchot, Ging ha alentado a la comunidad internacional a mantener su esfuerzo solidario hacia los países del Sahel, destacando los buenos resultados de la cooperación con la OCHA.

Así, ha señalado que las actuaciones deben centrarse en dos caminos simultáneos: "la respuesta a los problemas específicos de cada localidad y la construcción de modos de vida sostenibles con las nuevas condiciones climáticas del Sahel" a través de la gestión efectiva de los recursos naturales.