Actualizado 11/08/2009 20:19 CET

Un ex comandante nazi es condenado en Alemania a cadena perpetua por la muerte de 10 italianos en 1944

BERLÍN, 11 Ago. (Reuters/EP) -

Un tribunal alemán sentenció hoy a un ex comandante nazi a cadena perpetua por asesinar a diez civiles italianos e intentar asesinar a otro en 1944. Tras un juicio que se ha prolongado durante once meses, el tribunal de Múnich falló que Josef Scheungraber, nacido en Alemania en 1918, ordenó los asesinatos de civiles en Falzano (Toscana) en venganza por los ataques de partisanos italianos.

"Como el único oficial presente, el acusado dirigió y supervisó la ejecución de las órdenes de represalia", manifestó en un comunicado el tribunal, que argumentó que dichas órdenes estuvieron motivadas "en primer lugar por la venganza, pero también por la ira y el odio".

Cuatro civiles italianos, entre ellos una mujer de 74 años, fueron abatidos en la calle antes de que soldados alemanes capturaran a once personas y les obligaran a entrar en una casa que luego hicieron saltar por los aires.

Diez de ellos murieron, pero Gino Massetti, que entonces tenía 15 años, logró sobrevivir y pudo declarar en el juicio. El tribunal no halló evidencias suficientes para acusar al imputado de los cuatro primeros asesinatos. Ya el 28 de septiembre de 2006 este ex comandante fue condenado en rebeldía a cadena perpetua por un tribunal militar italiano por su participación en la masacre de Falzano.

LA CULPA DE SHEUNGRABER "SERÁ EXPIADA"

La fiscalía estimó que el pasado ha alcanzado al ex comandante Scheungraber. "Estamos satisfechos con que la culpa acumulada por el acusado durante la guerra está siendo y será expiada", dijo el fiscal Hans-Joachim Lutz.

Scheungraber vivió varias décadas en su Bavaria natal como dueño de una tienda de muebles. En el juicio negó los cargos y aseguró que entregó a los civiles en cuestión a la Policía Militar. Mientras, los medios alemanes han informado de que el acusado participó regularmente en marchas en memoria de los soldados nazis caídos.

El Centro Simon Wiesenthal, una ONG pro Derechos Humanos judía, elogió el veredicto y mostró su esperanza de que las autoridades alemanas puedan llevar a más antiguos nazis ante la Justicia.

"El veredicto subraya la idea de que de ninguna forma el paso del tiempo reduce la culpa del responsable y que la edad no ofrece ninguna protección legal para los asesinos", dijo Efraim Zuroff, responsable de la sede del Centro en Jerusalén.