El 80% del alumnado con discapacidad dice que "ser diferente" desencadena el 'bullying'

Actualizado 20/06/2019 13:05:56 CET
El 79,5% del alumnado con discapacidad indica que "ser diferente" es un factor desencadenante para sufrir acoso escolar
FUNDACIÓN ONCE

   Burlas, aislamiento y rechazo son las formas más frecuentes de violencia, que generan el silencio de las víctimas

   MADRID, 19 Jun. (EUROPA PRESS) -

   El 79,5% del alumnado con discapacidad indica que "ser diferente" es un factor desencadenante para sufrir acoso escolar, al tiempo que el profesorado señala que "el silencio de las víctimas" es una de las principales barreras para solucionar este problema, según revela el estudio 'Acoso y ciberacoso escolar en alumnado con discapacidad' presentado este miércoles 19 de junio por la Fundación ONCE y el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI), en el Colegio Gredos de San Diego de Madrid.

   La presentación ha contado con la presencia de la ministra de Educación y Formación Profesional en funciones, Isabel Celaá, que precisamente ha destacado que "el mayor reto es aceptar la diversidad, porque ser diferente no es una categoría sino una relación: es ser diferente en contraste con otros y no como característica, pues todos somos diferentes".

   "La heterogeneidad de nuestras escuelas es una seña de identidad que debemos promover y, así, un factor de protección ante situaciones de acoso, de modo que debemos aprender a convivir", ha añadido la ministra. Por ello, ha resaltado que el Ministerio trabajará en la creación de planes de convivencia conjuntamente con los colegios.

   Por otro lado, el estudio indica que los cursos en los que se registra una mayor proporción de acoso son el primer ciclo de Educación Secundaria (40%) y el segundo de Educación Primaria (37%), y que las burlas, el aislamiento y el rechazo son las modalidades

   de violencia escolar más frecuentes (8 de cada 10 casos). Asimismo, el alumnado víctima de ciberacoso lo ha sido, sobre todo, por recibir comentarios desagradables a través de WhatsApp (18,8%) y Facebook (10,3%).

   Asimismo, 8 de cada 10 profesionales del ámbito educativo piensa que "el silencio de las víctimas" es una de las principales barreras para solucionar los temas relacionados con el acoso. Más de la mitad de los profesionales del ámbito educativo (el 57,5%) son conocedores de la situación de acoso porque se lo ha contado un compañero del

   alumno o porque ha sido la misma víctima quien se lo ha confesado (56,9%).

   "Muchos de los niños afectados dicen no saber qué hacer ni cómo solicitar ayuda ante estos hechos y, por esto, callan", ha señalado la directora de Formación y Empleo, Operaciones y Transformación de la Fundación ONCE, Sabina Lobato, quien ha presentado el informe. Igualmente, ha afirmado que "hay quienes se aíslan, tratan de evitar el enfrentamiento, y hay quienes se lo cuentan principalmente a padres y amigos, que son a las personas a las que le tienen más confianza".

   El estudio añade que las reacciones más frecuentes de los niños que sufren acoso suelen pasar por el empeoramiento de las calificaciones (31,3%), el descenso de la motivación para asistir a clase (57,8%) y por el incremento de la tristeza (62,55%) y las "ganas de llorar" (53,6%).

   En esta línea, la directora ejecutiva de CERMI, Pilar Villarino, ha indicado que este problema "preocupa como sociedad, porque es un tema grave y terrible, pero que a los niños con discapacidad los afecta mucho más". "La soledad es una de las situaciones menos pedidas e indeseadas que existen en la sociedad y que debemos combatir, y es una consecuencia de ese acoso", ha indicado.

   Es por ello que tanto el CERMI como la Fundación ONCE han expuesto una serie de recomendaciones entre las que figuran promover la cooperación entre las familias afectadas, los entes y las organizaciones. "Necesitamos más alianzas", ha apostillado Villarino. "Es importante fomentar el empoderamiento del alumnado y pensar en la prevención y anticipación para reaccionar y repeler estas conductas de acoso, que nadie se quede mirando sin hacer nada", ha dicho.

   De este modo, ha defendido la necesidad de seguir trabajando de forma "reivindicativa y colaborativa" junto con el Gobierno para que las políticas de educación inclusivas estén en la agenda del Ministerio.

"TAMBIÉN SUFRÍ ACOSO"

   Por su parte, el presidente de la Fundación ONCE, Miguel Carballeda, ha aprovechado la jornada para contar su historia personal de acoso. "Por ser ciego también sufrí acoso, pero hoy sé que nuestras vidas pueden ser mejores, porque hay que tratar de cubrir las necesidades de estas personas en justicia", ha afirmado.

   "Hay muchos ciegos, sordos, con discapacidades intelectuales, entre otros, que hacen un esfuerzo tremendo día a día y que deben tomar una decisión de luchar y seguir adelante, y por esto es que en el entorno escolar hay menos deserción de las personas con discapacidad porque saben que si no siguen estudiando, en el futuro tendrán más dificultades", ha añadido.

   Durante la presentación del informe, también ha tomado la palabra Valentina, una chica colombiana con discapacidad visual, adoptada por una familia española en su niñez. "Mis compañeros me escupían en el bolso y me escondían las cosas, y nunca lo hacían solos, siempre estaban en grupos", ha explicado.

   "El mito de que este tipo de cosas te convierte en alguien fuerte es mentira, no te hace fuerte sino alguien solitario, inseguro o desconfiado; yo no soy así pero hay que luchar para que esto no pase", ha concluido.