Actualizado 02/07/2014 18:03 CET

La ayuda para actividades de la vida diaria se ampliará a todos los grados de dependencia, según el CERMI

Ayuda a domicilio, dependencia
AYUNTAMIENTO

MADRID, 2 Jul. (EUROPA PRESS) -

Los servicios para la autonomía personal de las personas dependientes, orientados a ayudar a la realización de actividades de la vida cotidiana, dejarán de estar restringidos a las personas con grado de dependencia I (moderada) para extenderse también a los valorados con grado II (dependencia severa) y III (gran dependencia).

Así lo ha anunciado el CERMI, después de que el Gobierno haya presentado al Consejo Nacional de Discapacidad la modificación del real decreto que regula las prestaciones del Sistema para la Autonomía y Atención a la Dependencia (SAAD).

Los servicios de promoción de la autonomía personal tienen por finalidad desarrollar y mantener la capacidad personal de controlar, afrontar y tomar decisiones acerca de cómo vivir de acuerdo con las normas y preferencias propias y facilitar la ejecución de las actividades básicas de la vida diaria.

Se consideran como tales, los de asesoramiento, orientación, asistencia y formación en tecnologías de apoyo y adaptaciones que contribuyan a facilitar la realización de las actividades de la vida diaria, los de habilitación, los de terapia ocupacional así como cualesquiera otros programas de intervención que se establezcan con la misma finalidad.

Esta ampliación a todos los grados de dependencia, que venía siendo demandada por el CERMI, permitirá extender el enfoque de autonomía personal a todas las personas en situación de dependencia, "con independencia de su grado y supera una restricción en el catálogo de prestaciones del SAAD que no tenía justificación", señala esta organización.