Actualizado 26/10/2011 16:27

Christiane Kadjo, premio Harambee 2011: "La crisis en África es mayor y más antigua que la europea"

Christiane Kadjo, Premio Harambee 2011
HARAMBEE/EP

MADRID, 26 Oct. (EUROPA PRESS) -

"La crisis en África es mayor y más antigua que la que actualmente vive Europa a nivel económico. Las dificultades que tenéis en Europa son mucho menores que las africanas porque los niveles de vida son muy distintos. Por el coste de vida. Porque nuestro listado de necesidades no es equiparable al europeo", ha advertido la economista costamarfileña Christiane Kadjo, una de las fundadoras de la ONG Association Education et Développement (EDE), y premio Harambee 'Comunicar África' 2011.

En una entrevista concedida a Europa Press un día antes de recibir este galardón, dirigido a la promoción e igualdad de la mujer africana, Kadjo explica que, aunque en Europa las personas tengan dificultades económicas, con lo poco que se pueda colaborar en esta institución representará "mucho más" de lo que se puede conseguir en su país.

"Nosotros estamos en crisis desde hace mucho más tiempo y lo que gana una familia en Europa es muchísimo", ha puntualizado esta mujer que, hace 20 años fue capaz de dejar todo lo que tenía y un trabajo en un organismo financiero internacional en Francia, para regresar a su país y crear la organización sin ánimo de lucro EDE, que cuenta entre otras iniciativas con tres centros de formación profesional en las zonas pobres de Abidjan y Yamoussoukro (Costa de Marfil).

Se siente una "privilegiada" por la educación que ha recibido en su país y las oportunidades que le ha brindado la vida, tanto a nivel profesional como laboral, por eso señala que al haber recibido "tanto" de su país ya era hora de devolverlo e invertirlo en los demás.

Cuenta además que durante diez años la guerra civil del país africano ha sumido a sus habitantes en un ambiente de violencia y pobreza, en los que la mujer ha sido una de las "más perjudicadas". A su juicio, la mujer está más marginada que el hombre porque la mentalidad africana y marfileña prioriza al hombre, que es el que tiene que sacar a la familia adelante.

Por eso, dice que en el caso de una familia que no tiene medios es el hombre el que tiene más prioridad y son las mujeres las se quedan en casa ayudando "en las faenas" y sin valorarse el potencial que tiene.

En este sentido, comenta que desde su asociación se aportan ayudas a las mujeres de diversos tipos para que ellas también puedan recibir educación, conseguir un diploma o un salario e incluso llegar a puestos importantes en la sociedad. Además, avisa de que las mujeres no suelen llegar a la universidad, dado que, por razones sanitarias o familiares no muchas llegan a la Secundaria.

ACTIVIDADES DE EDE

Desde EDE detalla que se ofrecen posibilidades de formación técnica y profesional en hostelería y sanidad para las mujeres; así como técnicas de gestión de empresas, "porque las mujeres siempre han querido dedicarse al comercio", con cursos de contabilidad para facilitarles un sustento mejor.

Programas de formación para mujeres que ya tienen trabajo pero que quieren ampliar sus conocimientos con ayudas de organismos internacionales, son otras de las actividades, junto con un internado donde se reciben a aquéllas que no tienen medios para pagar el transporte y asistir a la escuela, o bien las que proceden del interior del país que no pueden recibir educación en su ciudad.

Es el primer premio que recibe, a pesar de que la escuela de formación haya recibido subvenciones pequeñas del Gobierno de Costa de Marfil, pero que "no son suficientes". En cambio, con este galardón, que le concede un montante de 6.000 euros y una campaña de comunicación y de búsqueda de fondos, dice que le va a dar un "empujón" con la labor que hacen.

Según explica, las familias en Costa de Marfil son numerosas y suelen tener de media unos 10 ó 15 miembros en los pueblos y de 5 ó 6 hijos en la ciudad. Por ello, cree que su ONG contribuye con la educación y el progreso del país porque cada mujer o chica que acude a recibir la formación supone "un punto fuerte" en su propia familia, transmite los conocimientos que ha recibido. "Es como un efecto multiplicador porque devuelve a su familia lo que ha recibido. Es una inversión que va más allá", apostilla.

En total, según cuenta, hay un grupo de diez personas marfileñas que trabajan permanentemente ahí, además de voluntarios que ofrecen clases sin cobrar nada a cambio.

OTRO PROBLEMA IMPORTANTE: LA SANIDAD

Las estadísticas dicen que hay un médico por cada 10.000 habitantes y hay mucha mortandad materna. De hecho subraya que por 100.000 nacimientos hay unas 500 mujeres que mueren y de mil niños que nacen 127 mueren porque la sanidad también tiene muchas deficiencias y Sanidad y Educación van juntos.

"Se puede educar a una persona pero si no tiene la salud suficiente para seguir esta instrucción no vale la pena. Por eso también tenemos cursos para evitar que las enfermedades como Sida o Paludismo les hagan daño o perder la vida", agrega, al mismo tiempo que indica que la esperanza de vida es de 51 años en el país frente a la media de 90 años europeo, gracias al sistema sanitario.

En Costa de Marfil también existe el problema con el que cuentan gran parte de las mujeres europeas: poder conciliar la vida familiar con la laboral. "Tenemos más oportunidades en este sentido porque siempre hay una sobrina, hermana mayor o abuela que se queda en casa para poder dar un apoyo o vigilar a los niños. Es una ventaja que tenemos", valora.

Este premio trata de recompensar a personas físicas, jurídicas o morales que hayan realizado una labor humanitaria, cultural o educativa en beneficio de mujeres africanas y de fomentar una mayor atención y sensibilidad hacia los derechos y la igualdad de la mujer, según ha explicado Harambee-España.

Christiane Kadjo es licenciada en Comercio y Ciencias Empresariales por la Escuela Superior Politécnica de Abidjan. Ha trabajado en empresas de Costa de Marfil y París y en organismos financieros como el Banque Internationale pour le Commerce et l'Industrie de la Côte d'Ivoire (BICICI), para posteriormente dedicarse a la formación y promoción de las mujeres marfileñas.