Actualizado 07/05/2010 21:15 CET

Los científicos lamentan que la nueva Ley de Ciencia no resuelva los "problemas de fondo" ni evite la fuga de cerebros

Su aprobación es, en su opinión, un "paso adelante" para modernizar la anterior norma, de 1986 y consideran que Garmendia está "en la buena dirección" y ha hecho "esfuerzos"

MADRID, 7 May. (EUROPA PRESS) -

Los colectivos de científicos han expresado este viernes su "preocupación" porque el proyecto de Ley de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación aprobada por el Consejo de Ministros no resuelve, a su juicio "problemas de fondo", porque incorpora "pequeños detalles por parte de grupos interesados" y porque no terminará por evitar la "fuga de cerebros". No obstante, consideran que el texto incorpora aspectos positivos y que "supone un paso adelante" a la hora de reformar la anterior ley, de 1986.

En declaraciones a Europa Press, el presidente de la Asociación de Parques Científicos y Tecnológicos de España (APTE), Felipe Romera, ha manifestado estar "preocupado" por que la ley "en algún momento" pueda convertirse en "excesivamente larga o farragosa" debido a la "incorporación de pequeños detalles de grupos interesados en dar su punto de referencia".

No obstante, celebra su aprobación porque supone "un paso adelante" porque "los agentes y las estructuras" que constituyen el sistema de ciencia han cambiado desde que entrara en vigor la norma vigente en 1986, que, por otra parte "ha dado excelentes resultados". Romera subraya que "ya tocaba reeditar" la ley para responder a la "nueva" situación de la Ciencia y la Innovación en España, especialmente en lo relativo a los parques científicos y tecnológicos que, a su juicio, "son uno de los mayores instrumentos para converger con Europa con respecto a la I+D+i-- y a la carrera universitaria".

Además, espera que respecto a la "fuga de cerebros" la norma "facilite" que los españoles opten por "permanecer aquí" y espera que sirva como "mecanismo importante para retener el talento, que supone una de las necesidades del sistema de ciencia e innovación".

BIEN PERO INSUFICIENTE

Por su parte, el presidente de la Asociación Española de Científicos (AEC), Jesús Martín Tejedor, considera que el nuevo texto es "progresista" porque subraya la preocupación por la cooperación entre la actividad científica y el mundo empresarial, pero añade que, en su opinión, "no es suficiente" para solucionar el "problema de fondo, mucho mayor", del exceso de burocracia y fuga de cerebros, por lo que, en su opinión, "es un adelanto que, de momento, no va a tener consecuencias importantes".

Asimismo, lamenta que la ley "no dice nada de los centros de investigación ni de los directores" lo que califica de "fallo importante", aunque subraya como aspecto positivo que "reivindica una financiación sistemática y organizada".

"La ministra de Ciencia, Cristina Garmendia, está en la buena dirección y ha hecho un gran esfuerzo en unir el mundo de la ciencia y la investigación con la actividad empresarial", añade Martín Tejedor.

En declaraciones a Europa Press, Martín Tejedor, ha saludado la Ley en su conjunto porque "reivindica una financiación sistemática más grande", a pesar de que "no arregla el descenso de fondos que tiene la investigación desde 1986". A su juicio, el problema de la ciencia es que la investigación "se ha montado" en torno a las "grandes organizaciones ministeriales llenas de científicos cargos dedicados a la burocracia científica".

En cuanto a la fuga de cerebros confía en que "en algo tiene que ayudar" en la medida en que "abre caminos" para trabajar en el mundo empresarial. Sin embargo, en su opinión, "no se evitará" la huída de cerebros porque el problema es "más gordo".

A ese respecto, critica que en España no se atienda "mucho" a un científico con una idea original y nueva, sino que, por el contrario se le considera una excentricidad. "Es muy difícil triunfar en España en una verdadera creación, algo que se viene a juntar con una especie al temor al ridículo del investigador español", concluye.