Actualizado 15/04/2011 16:05 CET

El Consejo Nacional de la Discapacidad ve "incoherencias" en las restricciones del Reglamento de Conductores a sordos

MADRID, 15 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Oficina Permanente Especializada (OPE) del Consejo Nacional de la Discapacidad del Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad considera que el Reglamento General de Conductores incurre en "incoherencias" en las restricciones que impone a las personas con más del 45 por ciento de pérdida combinada de audición entre los dos oídos, por lo que ha pedido su modificación.

Así, la OPE considera que el Reglamento General de Conductores tiene una "redacción arcaica", que va en contra de la Convención de la ONU y de la Ley de Igualdad de Oportunidades, según una carta dirigida al Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI), en la que asegura que va a solicitar a la Dirección General de Tráfico la modificación de dicha norma.

Esta reacción de la OPE se produce en respuesta a la queja planteada por el CERMI en relación al Real Decreto por el que se aprueba el Reglamento General de Conductores, en concreto con los "criterios de aptitudes para obtener o prorrogar permiso o licencia de conducción ordinaria", ya que, según explicaba, "existe una incoherencia que podría, por falta de claridad, dejar sin efecto las adaptaciones que se reconocen en él".

En este sentido, el comité pedía su modificación porque "conllevan la sujeción a adaptaciones, restricciones u otras limitaciones" en cuanto a las hipoacusías, con o sin audífono, de más del 45 por ciento de pérdida combinada entre los dos oídos, obtenido el índice de esta pérdida realizando audiometría tonal.

La OPE, ha señalado, tras analizar la normativa, que "supone una incongruencia", ya que, para las personas sordas, establece "como obligación restrictiva la adaptación del vehículo", al mismo tiempo que permite obtener el permiso B1 "siempre y cuando el vehículo esté provisto con los espejos retrovisores", una obligación común ya a todos los vehículos que se fabrican.

El organizmos también ha explicado que las personas sordas con un grado de pérdida del 45 por ciento obtienen el carné de conducir cuando superan los exámenes teórico-prácticos; al mismo tiempo que no tienen que pagar un suplemento en los seguros por siniestralidad en las carreteras porque no suelen tener accidentes de tráfico.