Actualizado 27/03/2020 14:46 CET

COCEMFE exige garantizar la salud de usuarios y trabajadores de centros para personas con discapacidad

Niña beneficiaria de un proyecto con su padre
Niña beneficiaria de un proyecto con su padre - COCEMFE CV - Archivo

MADRID, 27 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Confederación Española de Personas con Discapacidad Física y Orgánica (COCEMFE) ha exigido que se garantice "en todo momento" la salud y el bienestar de todas las personas usuarias y trabajadoras de los centros y servicios para personas con discapacidad, ante la propagación del coronavirus.

Para el presidente de COCEMFE, Anxo Queiruga, la "saturación" que se está produciendo en el sistema sanitario de algunas comunidades autónomas, la falta de test rápidos de COVID-19, la "escasez" de EPIs y las "dificultades" para cubrir las bajas de personal, está provocando "situaciones de angustia" en estos centros.

Tanto los centros como los profesionales, según ha señalado la organización, "están comprometidos en la adopción, con especial diligencia, de todas las medidas dictadas por las autoridades sanitarias, a fin de evitar el contagio y contribuir a frenar la propagación del COVID-19".

Por ello, ha reclamado a las Administraciones Públicas que adopten las medidas necesarias encaminadas a facilitar a las entidades y, por tanto, a las personas trabajadoras, "todos los medios materiales necesarios para garantizar este objetivo".

"Muchas personas deben desarrollar diariamente su actividad, en servicios considerados como esenciales, sin estar dotados de los equipos de protección individual que minimicen el riesgo de transmisión", ha criticado Queiruga.

Ante esta situación, COCEMFE ha exigido "urgentemente" su dotación para el personal que trabaja en las entidades, así como la realización de tests a toda la plantilla de los centros en los que existan casos sospechosos.

Los centros sociosanitarios, según ha señalado el presidente de la confederación, "son viviendas que cuentan con los medios y personal necesarios para que sus residentes reciban cuidados de la vida diaria, por lo tanto, no pueden realizar tratamientos ni proporcionar cuidados intensivos".

COCEMFE ha pedido a las autoridades que distribuyan EPIS entre las residencias y servicios de atención a personas con discapacidad y/o atención a la dependencia, "ya que muchos centros no tienen y los centros y servicios que sí tienen están a punto de agotarlos".

Además, ha solicitado al Gobierno que garantice la sustitución del personal que trabaja en estos centros cuando tengan bajas médicas.

"A pesar de la reciente publicación de una orden que rebaja excepcionalmente los requisitos y facilita las contrataciones rápidas, es necesario que el Gobierno recurra a la movilización prevista en la ley para garantizar su funcionamiento, como podría ser personal del Ejército, si fuera el caso", ha subrayado la confederación.

Para leer más