Se elevan a 26 las mujeres asesinadas por violencia de género en lo que va de 2019, y ya son más de mil desde 2003

Publicado 21/06/2019 11:36:46CET
EUROPA PRESS - Archivo

   MADRID, 21 Jun. (EUROPA PRESS) -

   El Gobierno ha confirmado como víctima mortal oficial por violencia de género a Mònica Borràs, la mujer que desapareció en Terrassa (Barcelona) en agosto de 2018 y cuyo cuerpo fue hallado sin vida recientemente. La confirmación, que se ha producido después de que su expareja confesara el crimen tras ser detenido, eleva a 26 las mujeres asesinadas a manos de sus parejas o exparejas en lo que va de 2019 y a 1.001 desde el año 2003.

   A través de su perfil de Twitter, la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género ha informado de que esta mujer, de 50 años, ha sido incluida en el registro oficial de víctimas que se elabora desde el año 2003 y que ya contabilizado más de un millar de víctimas por este tipo de violencia contra la mujer.

   Las asesinadas hasta el 21 de junio son 26, la misma cifra que se registró en este periodo del año pasado. La Delegación del Gobierno mantiene 'en investigación' otros dos casos: el de Romina Celeste, desaparecida en Costa Teguise (Lanzarote), cuyo su marido afirma que se la encontró muerta y se deshizo de su cadáver lanzándolo al mar; y el que recientemente ha sucedido en Ayamonte (Huelva), donde una pareja fue localizada sin vida y con signos de violencia.

SÓLO TRES HABÍAN DENUNCIADO

   De las 26 asesinadas en 2019, sólo tres habían denunciado a su presunto agresor. Se adoptaron medidas de protección en favor de dos de las víctimas, y en uno de los casos estaban vigentes en el momento del crimen.

   Tres de las mujeres eran ya expareja del agresor o estaban en fase de ruptura con él, mientras que las otras 23 mantenían una relación de pareja. Más concretamente, convivían con su presunto asesino 20 de ellas.

    La mayoría de las asesinadas (11) tenían entre 41 y 50 años; cinco tenían entre 21 y 30 años; cuatro entre 31 y 40 años; cuatro tenían entre 51 y 70; una tenía 85 años o más; y una de las víctimas mortales oficialmente reconocidas era menor de edad. De las 26 mujeres, 15 (el 57,7%) eran españolas, y 11 (el 42,3%) eran extranjera.

   Por su parte, de los 26 presuntos agresores, la mayoría (14, el 53,8%) eran españoles, mientras que 12 (el 46,2%) eran de otro país. Nueve de ellos se suicidaron tras la cometer el asesinato y otros dos lo intentaron sin éxito.

   Canarias, Andalucía, la Comunidad Valencia y la Comunidad de Madrid concentran el 69,2% del total de los crímenes por violencia de género cometidos en lo que va de 2019, que por el momento han dejado a 15 menores de edad huérfanos por la violencia cometida contra sus madres.

CASI 58.000 CASOS EN SEGUIMIENTO POLICIAL

   A fecha 31 de mayo, a través del Sistema de Seguimiento Integral en los casos de Violencia de Género (Sistema VioGén) se monitorizan en la actualidad 548.234 casos, aunque la mayoría (483.343) están 'inactivos', lo que significa que temporalmente no precisan de atención policial, si bien pueden reactivarse en cualquier momento.

   Hay 57.935 casos relacionados con este tipo de violencia que están 'activos', es decir, bajo atención policial actualmente, según los datos del Ministerio del Interior recogidos por Europa Press. De esos casi 58.000, 5.756 cuentan con un nivel de riesgo medio; 369 tienen riesgo alto; y 12 riesgo extremo; mientras que hay otros 21.530 con peligro bajo y 30.268 están catalogados en 'riesgo no apreciado'.

   Este último nivel implica medidas de seguimiento y solamente se aplican medidas policiales de protección si es preciso, mientras que para el resto de los niveles (bajo, medio, alto o extremo) las medidas policiales de protección van aumentando en intensidad si se incrementa el riesgo.

   Este sistema de seguimiento policial solo se activa cuando el caso llega a ser denunciado ante las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Así pues, la mayoría de las mujeres que en 2019 han sido asesinadas por este tipo de violencia no formaban parte de esta base de datos ya que habían denunciado a sus agresores por malos tratos.