Un experto defiende en el Congreso acabar con la Educación Especial y pide una escuela para "todos los alumnos"

Actualizado 26/02/2019 14:41:59 CET
Estudio, estudiar, estudiante, estudiantes, clase, clases, aula, aulas, alumno
EUROPA PRESS - Archivo

MADRID, 26 Feb. (EUROPA PRESS) -

El experto Ignacio Calderón ha defendido en el Congreso de los Diputados que el sistema educativo ordinario debe ser inclusivo para que alumnos con y sin discapacidad puedan estudiar en los mismos centros. A su juicio, la existencia de la Educación Especial en España vulnera los Derechos Humanos pues en ella se "excluye" a los niños y niñas por razón de discapacidad.

Durante su comparecencia en la Comisión de Políticas Integrales para la Discapacidad de la Cámara Baja, este profesor de Teoría de la Educación de la Universidad de Málaga ha indicado que todas las normas y leyes educativas tienen que cumplir con la Convención de Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, ratificada por España.

"La Educación Especial es una modalidad excluyente y no es una opción para miles de niños y niñas", ha advertido Calderón en esta comisión parlamentaria, donde ha cuestionado el sistema "obsoleto" que se emplea en los centros ordinarios para orientar a las familias de menores con problemas de aprendizaje hacia el modelo especial.

Para Calderón, el informe psicopedagógico empleado para evaluar a los alumnos, sobre el que los centros se basan para aconsejar su salida, "solo dicen lo que no saben hacer y no lo que hacen bien". "Son niños y niñas a los que se etiqueta como si fueran objetos", ha alertado.

A su juicio, es "necesaria" la entrada de las personas con discapacidad en las escuelas ordinarias, pero, para ello ha admitido que esta debe ir precedida de una "transformación de la cultura escolar" para que "todos" puedan acceder, permanecer y aprobar. "Los menores con discapacidad deben dejar de ser muebles en los colegios a ser sujetos de derechos", ha apostillado.

Este experto señala que el informe de Naciones Unidas publicado el pasado verano, en el que denuncia que el sistema educativo excluye y segrega a los alumnos con discapacidad es, a su juicio, "taxativo". "Hay que acabar con esta losa", ha insistido, para añadir que es "inadmisible" que el respeto de los Derechos Humanos "sea opcional y arbitrario".

"Sorprende que sigamos entendiendo como razonable que a una parte de la infancia se le prohíba estar con el resto. Esto no es anecdótico, sino que forma parte del ADN del sistema escolar, que es discriminatorio por razones d discapacidad", ha concluido.

"EL GOBIERNO NO LES VA A DEJAR EN LA CALLE"

La diputada del PSOE Aurora Flórez ha pedido a los grupos parlamentarios que "no jueguen con los menores", en alusión a la manifestación celebrada el pasado sábado 23 de febrero en Valladolid contra el "cierre" de los centros de Educación Especial y ha dicho que es "falso" que el Gobierno les "quiera dejar en la calle". En este sentido, ha defendido que el Ejecutivo lo que quiere es poner en marcha un plan para que, "progresivamente, se favorezca la inclusión".

Desde Unidos Podemos, María Teresa Arévalo ha apoyado la tesis del compareciente y ha dicho que todos los alumnos puedan participar "en igualdad de condiciones" en el sistema educativo, aunque ha admitido que la escuela todavía "no es respetuosa ni amigable". A su juicio, es el momento para hacer de la escuela un espacio inclusivo, en el que se respeten los Derechos Humanos y convivan alumnos con y sin discapacidad.

"NO USEN A NUESTROS HIJOS PARA LIMPIAR CONCIENCIAS"

Por su parte, la diputada del PP Sandra Moneo ha contestado a la socialista Aurora Flórez que las "6.000 personas" que se manifestaron el pasado sábado no lo hicieron para "jugar con sus hijos", sino porque sienten "como una espada de Damocles" el anuncio del Gobierno sobre el cierre progresivo de los centros de Educación Especial.

A Calderón le ha dicho que los padres son los primeros interesados en la educación de sus hijos y que deben tener "la primera y última palabra" en relación con la elección del centro, el sistema y la trayectoria de sus hijos. También ha señalado que los padres que, como ella, han elegido el modelo especial, creen que "la verdadera inclusión" no se logra en escuelas ordinarias, sino "dando a cada uno lo que necesita".

Por último, ha pedido a los miembros de la comisión y al compareciente que "no utilicen" la inclusión de los niños con discapacidad para "sensibilizar al resto y a la sociedad" porque, según ha dicho, ésta "tiene que ser sensible por ella misma". "No les usemos para que los alumnos sean sensibles y para limpiar conciencias", ha concluido.