Actualizado 29/04/2009 20:05 CET

El Gobierno dara luz verde a la Estrategia Española de Movilidad Sostenible "en los próximos días"

MADRID, 29 Abr. (EUROPA PRESS) -

La secretaria de Estado de Cambio Climático, Teresa Ribera, confirmó hoy que la Estrategia Española de Movilidad Sostenible (EEMS) será elevada a Consejo de Ministros "en los próximos días" para su toma en conocimiento y posterior divulgación en las páginas web de los distintos departamentos ministeriales implicados, durante su comparecencia parlamentaria en la Comisión de Medio Ambiente, Agricultura y Pesca del Congreso.

Así, destacó que la EEMS surge como marco normativo nacional que integra los principios y herramientas de coordinación para orientar y dar coherencia a las políticas sectoriales que facilitan una movilidad sostenible y baja en carbono.

En este sentido, apuntó que la movilidad sostenible implica garantizar que los sistemas de transporte respondan a las necesidades económicas, sociales y ambientales, reduciendo al mínimo sus repercusiones negativas.

"Los aspectos de movilidad constituyen uno de los retos más importantes de las sociedades desarrolladas. Debemos evolucionar a modelos económicos de menor consumo carbono y energético", señaló la secretaria de Estado.

En este contexto, comentó que el 38 por ciento de total de la energía final consumida procede de consumos de movilidad, del transporte. "Tras el 80 por ciento de emisiones procedentes del sector de la carretera, que es el que más crece desde 1990, el aéreo cuenta con un 14 por ciento y el marítimo algo más del 4 por ciento", apuntó.

Por otro lado, Ribera explicó que los objetivos y directrices del texto se concretan en 48 medidas estructuradas en cinco áreas: territorio, planificación del transporte y sus infraestructuras; cambio climático y reducción de la dependencia energética; calidad del aire y ruido; seguridad y salud; y gestión de la demanda.

MOVILIDAD ALTERNATIVA

Entre las medidas contempladas, indicó que se presta especial atención al fomento de una movilidad alternativa al vehículo privado y al uso de los modos más sostenibles, señalando la necesidad de cuidar las implicaciones de la planificación urbanística en la generación de la movilidad.

En los impactos registrados en el texto, identificó las emisiones de efectos invernadero, la fragmentación de hábitats por las infraestructuras, el uso de las energías renovables, así como los impactos en la seguridad de los ciudadanos.

Igualmente, puntualizó que la EESM requiere para su implantación de la implicación de todas la administraciones. A su juicio, la estrategia contempla instrumentos de coordinación como: la Red de Ciudades por el Clima, Red de Redes de Desarrollo Local Sostenible, el Consejo Nacional del clima, la Comisión de Coordinación de las Políticas de Cambio Climático y Mesas Sectoriales, el Observatorio de la Movilidad Metropolitana y distintos Foros de la movilidad existentes.

Además, recordó que el texto cuenta con referencias procedentes tanto a nivel nacional, como en el ámbito comunitario, donde destacó el libro verde sobre el transporte urbano. "Esta estrategia tiene un valor extraordinariamente importante por reforzar las medidas sectoriales. Además, cuenta con un valor extra de cara a entender las preocupaciones y premisas básicas sobre las que construir el consenso suficiente para que esta ley tenga el respaldo y permita dotarnos de un marco normativo común", reseñó Ribera.

Por su parte, la portavoz de Medio Ambiente del PP, María Teresa de Lara, le achacó que muchas de las propuestas vienen reflejadas en la Estrategia de Cambio Climático, indicó que este documento "no aporta demasiado" y que muchas de las propuestas ya se están desarrollando en las comunidades autónomas.

"Es necesario racionalizar el uso de vehículo privado para lo que es necesario mejorar el transporte público, así como sus infraestructuras. Es posible financiar estas infraestructuras y hay que incentivar las medidas, el transporte público y los vehículos limpios", añadió De Lara.

Finalmente, el portavoz socialista en la Comisión, Hugo Morán, coincidió en el compromiso del Gobierno y afirmó tener la seguridad de poner sobre la mesa un texto "capaz de satisfacer las expectativas de los diferentes grupos parlamentarios".