Actualizado 03/05/2007 20:15 CET

El presidente gallego espera una aprobación unánime de la Ley de Violencia de Género, pionera en el ámbito autonómico

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 3 May. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, garantizó hoy "toda la voluntad necesaria" para intentar que la Ley contra la Violencia de Género que aprobó hoy el Consello recabe la unanimidad de todas las fuerzas políticas, puesto que "a nadie se le escapa la trascendencia" de la norma, pionera en el ámbito de las comunidades autónomas.

Según explicó en la rueda de prensa posterior a la reunión con su Gobierno, el texto hace de la prevención el "elemento nuclear", así como la protección y la asistencia a las víctimas, que contarán con un "instrumento nuevo a su servicio".

La elaboración de la ley es el resultado de un proceso que contó con la participación de todas las asociaciones, colectivos, entidades e instituciones relacionadas con el maltrato en Galicia, más de 60 en total. No obstante, con el objetivo de dar la máxima celeridad al proceso y garantizar una aplicación lo más inmediata posible, la Xunta aceleró los trámites desde el principio.

La norma dota a Galicia de un mecanismo para hacer frente a violencia de género desde una perspectiva integral y mediante el establecimiento de medidas específicas, entre las que hay una apuesta importante por la prevención y la formación de todos los profesionales que trabajan directa o indirectamente en estos ámbitos.

Además, incluye medidas en el campo educativo y de la investigación y otras de protección y asistencia sanitarias por las que se obligará a todos los planes de salud a recoger actuaciones específicas para la prevención, detección, atención e intervención en los casos de violencia de género.

OTRAS ATENCIONES.

En este sentido, destaca la consideración de la atención y la asistencia psicológica que procurará la rehabilitación total de la paciente, accesibles y gratuitos tanto para la mujer como para los menores.

También está previsto un protocolo con pautas uniformes de actuación, en el que se establecerá un cuestionario para la detección precoz de la violencia de género en la atención primaria y un parte de lesiones único y universal, que será de obligado cumplimiento para los profesionales.

En cuando a las ayudas sociales y económicas, el proyecto prevé también la puesta en marcha de un Centro de Recuperación Integral, que ofrecerá a las víctimas de maltrato atención e información integral sobre los recursos a su alcance.

De igual modo, el texto recoge la protección económica de las víctimas, con el objetivo de afianzar su independencia económica de sus agresores, de forma que el Salario da Liberdade quedará garantizado por ley. Además, se creará un fondo de garantía para cubrir el impago de las indemnizaciones establecidas judicialmente y se facilitará el acceso a la Renta de Integración Social de Galicia (Risga) y su inclusión con carácter preferente en todos los programas de formación e inserción laboral.

OTROS ÓRGANOS.

Aparte, otra de las novedades pasa por la creación de una Comisión Interdepartamental de Igualdad como órgano en el que plasmar el compromiso de todos los departamentos autonómicos en el desarrollo de la norma, así como de la constitución de un Consello Galego das Mulleres, como órgano institucional de carácter consultivo, que entre otras funciones tendrá la de colaborar con la Xunta en el desarrollo y aplicación de la ley.

También se espera la puesta en marcha de un Observatorio Gallego contra la Violencia de Género, que realizará análisis y centralizará la información y los datos, y las víctimas serán colectivo preferente en la totalidad de las ayudas y subvenciones a las empresas para la contratación de personal.

Además, se desarrollará un régimen de ayudas específico para las mujeres que decidan constituirse como trabajadoras autónomas y para las empresas que contraten a este colectivo y tendrán integración preferente en todos los programas de formación ocupacional, así como planos de igualdad en las empresas.