Actualizado 11/12/2007 12:26 CET

WWF/Adena critica la compra del Gobierno de 566 hectáreas del Parque de las Tablas de Daimiel porque es un "desierto"

MADRID, 11 Dic. (EUROPA PRESS) -

El responsable de Aguas Continentales de WWF/Adena, Guido Schmidt, criticó hoy la compra del Ministerio de Medio Ambiente de 566 hectáreas del entorno del Parque Nacional de las Tablas de Daimiel (Ciudad Real) porque "el terreno no es un humedal sino un desierto" debido a los "pozos ilegales que hay a su alrededor".

El Ministerio de Medio Ambiente formalizará esta mañana la adquisición de este terreno para "reforzar la protección" del Parque Nacional de las Tablas de Daimiel. Los derechos de agua de la finca que el Gobierno va adquirir ascienden a 2,3 hectómetros cúbicos anuales.

"Es un política equivocada y un despilfarro de fondos públicos", manifestó Schmidt en declaraciones a Europa Press, al tiempo que aseguró que el parque "está completamente destrozado por los más de 60.000 pozos ilegales que hay en su entorno".

Asimismo, el responsable de Aguas Continentales de WWF/Adena indicó que "por mucho que el ministerio compre no se va a resolver nada si no se cierran los pozos ilegales". Además, pidió al Ministerio de Agricultura y a la Junta de Castilla-La Mancha que "dejen de pagar subvenciones agrarias a las explotaciones que utilizan el agua de manera de ilegal".

Finalmente, reclamó a este último ministerio que no realicen "inversiones en la zona" del parque nacional porque, a su juicio, la Junta de Castilla-La Mancha "no tiene ningún interés en conservar" este espacio protegido.