Los desastres naturales afectan al rendimiento escolar de los niños años más tarde

Niños en un colegio improvisado de Taiz
REUTERS / ANES MAHYOUB - Archivo
Publicado 24/01/2019 8:00:31CET

MADRID, 24 Ene. (EUROPA PRESS) -

La interrupción social que resulta de desastres naturales a menudo interrumpe la escolarización de los niños, pero se sabe poco sobre cómo afecta al aprendizaje de los niños en los años posteriores a un desastre.

Ahora, un nuevo estudio que ha analizado los cambios en el rendimiento académico de los niños después de grandes incendios forestales en Australia, ha concluido que los niños de las regiones afectadas significativamente por estos incendios demostraron resultados académicos más pobres en algunos individuos que los niños en las regiones que se vieron menos afectadas.

Los hallazgos provienen de investigadores de la Universidad de Melbourne, Smoldering Stump (una organización benéfica para ayudar a los niños afectados por desastres naturales), la Universidad de Tecnología de Swinburne y la Universidad de Nueva Gales del Sur, en Australia, y se publican en 'Child Development', una revista de la Sociedad para la Investigación del Desarrollo Infantil.

"Nuestro estudio es el primero en Australia en rastrear el rendimiento académico de los niños de escuela primaria afectados por un desastre natural en un periodo de cuatro años", explica Lisa Gibbs, directora del Programa de Salud y Bienestar Infantil Jack Brockhoff en la Universidad de Melbourne, Australia, quien dirigió el estudio.

Según expone, los resultados resaltan la naturaleza extendida del impacto académico e identifican oportunidades importantes para la intervención en el sistema educativo con el fin de que los niños puedan alcanzar su máximo potencial.

El estudio examinó a 24.642 niños que asistieron a escuelas primarias en Victoria, Australia, que se vieron afectados por los incendios de 'Black Saturday' en Australia en febrero de 2009. Los científicos compararon a los estudiantes en escuelas que tuvieron un impacto alto o medio del fuego (basado en los efectos que tuvo el fuego en vidas y propiedades) con compañeros en escuelas con poco o ningún impacto.

MENORES PUNTUACIONES EN LECTURA Y ARITMÉTICA

Para el trabajo, examinaron los resultados académicos de los estudiantes en los exámenes de lectura, escritura, ortografía, aritmética y gramática dos y cuatro años después de los incendios (cuando los estudiantes estaban en tercero y quinto grado). Las pruebas fueron evaluaciones estandarizadas que se les hicieron como parte del Programa Nacional de Evaluación para evaluar las habilidades de alfabetización y aritmética a través del currículo escolar.

Los investigadores también tuvieron en cuenta las diferentes circunstancias familiares de los niños, como el nivel de educación de los padres, el idioma, los factores culturales y de salud, y si provenían de familias monoparentales o con dos padres, así como la influencia potencial de las escuelas.

El estudio encontró que los conocimientos esperados de los estudiantes de tercero a quinto grado en lectura y aritmética se redujeron en las escuelas que tenían mayores niveles de impacto por el fuego. No hubo impactos significativos de la exposición en las tendencias de los resultados académicos para las partes de escritura, ortografía y gramática de la evaluación académica, y no hubo diferencias de género en ninguna de las puntuaciones.

Los autores señalan que las habilidades cognitivas relacionadas con los tipos de aprendizaje pueden verse afectadas por experiencias tempranas de trauma.

Después de un desastre, las interrupciones continuas en el hogar, la escuela y la comunidad también pueden afectar a las oportunidades de aprendizaje. El estudio no incluyó a alumnos que se mudaron a diferentes escuelas entre los grados 3 y 5, pero dado que la reubicación fue más común entre las familias afectadas por la pérdida de propiedad, es probable que estos niños también corran el riesgo de sufrir impactos en el aprendizaje.

"Nuestro estudio amplía la base de evidencia al examinar el periodo hasta cuatro años después de un desastre e identificar una disminución específica del tema en el rendimiento académico asociado con el nivel de impacto del incendio", explica la coautora Jane Nursey, consultora clínica principal en Phoenix Australia, Centro para la Salud Mental Postraumática en la Universidad de Melbourne.

"Dado el aparente retraso por el impacto de los incendios, será importante que los estudios futuros sobre los impactos de los desastres en los niños se extiendan durante más de tres años y que se tengan en cuenta los impactos académicos y cognitivos junto con los factores relacionados con la salud y el bienestar social y emocional", continúa Nursey.

De esta manera, asegura que se puede confiar más en captar el impacto a largo plazo de los desastres en el rendimiento académico de los niños, impactos que pueden no ser evidentes los primeros años después de un evento, y podemos asegurar que las intervenciones se centren en las áreas apropiadas para ayudar a los niños a tener éxito en la escuela y en la vida.

Estas intervenciones podrían incluir un apoyo social y emocional extendido para los estudiantes, así como un apoyo académico adicional para abordar los factores de desarrollo que probablemente influyen en el rendimiento académico, especialmente aquellos que se relacionan con la lectura y la aritmética, según concluyen los autores.

Contador