Publicado 03/12/2020 12:44CET

La mitad de jóvenes españoles adquirió hábitos saludables en pandemia y el 43% tuvo miedo a contagiar a familiares

Jóvenes antes de realizar el examen de Selectividad en 2020.
Jóvenes antes de realizar el examen de Selectividad en 2020. - Carlos Castro - Europa Press - Archivo

   MADRID, 3 Dic. (EUROPA PRESS) -

   Casi el 50% de los jóvenes españoles afirma haber hecho más deporte durante y tras el confinamiento por la pandemia de la Covid-19 y un 37% dice haber mantenido hábitos alimenticios más saludables, y el 43% de los jóvenes ha sentido miedo de contagiar a algún familiar durante la desescalada.

   Así se desprende la investigación 'Jóvenes en pleno desarrollo y en plena pandemia. Cómo hacen frente a la emergencia sanitaria' realizada por la Fundación Pfizer y Fad, y basada en 1.200 entrevistas a jóvenes españoles de 15 a 29 años realizadas durante los meses de junio y julio.

   En cuanto al ámbito personal, de cómo les ha cambiado el tiempo de confinamiento y crisis, la mayoría de ellos y ellas afirman que en lo que más les ha afectado es en querer disfrutar más de la vida (37%), en ser más responsables (30%), más trabajadores (27%) o más optimistas (23,1%).

   Durante la presentación virtual del informe, este jueves, la directora general de Fad, Beatriz Martín Padura, ha subrayado que los datos contrastan con el estereotipo que se ha construido de los jóvenes que, durante la pandemia, han sido "culpabilizados" por determinados comportamientos, algo que les ha generado "frustración".

   Según las vivencias recogidas por Pfizer y Fad, los jóvenes dicen haber leído más durante el confinamiento, haber aprovechado para aprender un idioma o estudiar, así como haber aprendido a valorar más los momentos con la familia, los amigos o la libertad.

UN 15% HAN CONSUMIDO MÁS ALCOHOL, TABACO O CANNABIS

   No obstante, del estudio se desprende que en torno a un 15% han adquirido hábitos no saludables durante la pandemia pues dicen haber consumido más alcohol, tabaco u otras sustancias, como cannabis (14,7%) o anfetaminas, alucinógenos, tranquilizantes o cocaína (10,1%), una tendencia más acentuada entre ellos.

   También hay un 25,1% de jóvenes que asegura haber consumido más pornografía que antes del confinamiento, un hábito en el que se observan asimismo diferencias por género, ya que el porcentaje aumenta hasta el 35,8% en el caso de los chicos y se reduce al 14,2% entre las chicas.

   Además, casi un 60% de los jóvenes encuestados dicen que durante el confinamiento uno de los hábitos que han hecho con más frecuencia que antes ha sido "descansar sin hacer nada en particular", por detrás de hacer videollamadas (68,5%) y chatear (66,9%).

   Sobre los sentimientos durante el confinamiento, para un 43,5% ha sido "terrible" la falta de libertad para moverse. Si bien, más de la mitad (52,6%) dice haber descubierto que le gusta tener tiempo para él o ella, y un 41,8% ha descubierto cosas buenas en su familia.

   Asimismo, más del 62% de los jóvenes encuestados ha sentido preocupación por el futuro con bastante o mucha frecuencia durante el confinamiento; y en torno a un 60% dice haber sentido "aburrimiento". Igualmente, un 51,2% ha sufrido estrés, principalmente, debido a los estudios, al trabajo o a la situación económica.

   Entre las actividades que han ayudado a la juventud española a sobrellevar el confinamiento, destacan hablar con la pareja, sobre todo para las chicas (33,4%) y, en el caso de los chicos, jugar a videojuegos (37%).

   Con la llegada de la desescalada, el 42,9% afirma que sintió miedo de contagiar a su familia, una preocupación que se ve más acentuada en ellas (50,3%), frente a un 13% que dice no haber sentido miedo en ningún momento.

   La directora de la Fundación Pfizer, Maite Hernández, ha constatado que la pandemia y el confinamiento ha tenido un impacto en el "bienestar emocional" de los jóvenes y que estos han "sufrido", aunque ha destacado que lo que les hacer ir hacia delante es su "optimismo".

CONSCIENTES DE LA SITUACIÓN Y MUY REALISTAS

   "No hablaría de una generación perdida ni mucho menos sino de una generación entre dos crisis y eso va a marcar su futuro. Los jóvenes son conscientes y muy realistas sobre la situación actual", ha subrayado la directora técnica de Fad, Eulalia Alemany.

   Así, del estudio se desprende que hay un pesimismo marcado sobre todo por la situación económica. El 62,1% cree que la economía empeorará en los próximos tres años y las dificultades para encontrar empleo o conservarlo (57,5%). También se muestran preocupados por el aumento de las diferencias sociales (49,8%).

   Entre las acciones que ven probables de cara al futuro, más de la mitad (54%) cree que tendrá que trabajar en lo que sea; el 48% que deberá recortar gastos en hobbies, ocio y tiempo libre; y el 43% que se verá abocado a depender económicamente de su familia. Un 31% cree probable tener que recortar gastos básicos como alimentación, un dato "preocupante" para los autores del estudio.

   Además, tres de cada diez jóvenes cree que tras la pandemia aumentará el interés general por la defensa de los servicios públicos, la política y la ecología; y un 25% cree que cada vez será más importante ayudar en el ámbito local.