Cómo superé una depresión y varios intentos de suicidio con ayuda psicológica

Actualizado 15/10/2018 9:24:08 CET
410262.1.500.286.20181010142629
Vídeo de la noticia

   MADRID, 10 Oct. (EUROPA PRESS) -

María José creció presenciando cómo su padre pegaba a su madre. Tenía 18 años cuando intentó suicidarse por primera vez. "Sufría depresión y problemas con la bebida. Mi padre lo descubrió, se puso muy violento y decidí quitarme la vida", recuerda.

   Este miércoles 10 de octubre se celebra el Día Mundial de la Salud Mental que tiene como objetivo dar a conocer a jóvenes y adolescentes cómo cuidar su salud mental y cómo ayudar a compañeros o familiares que lo necesiten.

   En este día, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recuerda que la depresión es la tercera enfermedad más común entre los adolescentes y el suicidio la segunda causa de mortalidad.

   Hace 10 años María José se quedó en paro y volvió a intentar quitarse la vida pero una amiga con la que había hablado por teléfono sospechó que algo no iba bien y llegó a tiempo.

   Para ella, lo más doloroso es "sentir que estás completamente sola" y señala que es fundamental llamar a alguien, "a un médico, una amiga, a quien sea", ante una crisis suicida para evitar llevarlo a término.

   Después de su última crisis, decidió hablar con un psicólogo y afrontar los problemas de su infancia que "sabía que eran los que generaban todo ese dolor", admite.

   Ahora lleva meses sin beber y tiene "un despertar lleno de vitalidad". Acude semanalmente a terapias en la Asociación La Barandilla y ayuda a otras personas a entender que "hay esperanza".

    "Empiezas a sentir que hay muchísimas cosas que agradecer a la vida: Tengo un hijo y un nietecillo maravillosos y una pensión que me permite vivir", asegura esta mujer, que admite que, "por primera vez", puede disfrutar de su madre porque su padre maltratador ya no vive con ella.

    Por todo ello, insiste en que, a pesar de tener circunstancias complicadas, "siempre hay que luchar por salir adelante" y asegura que la atención de especialistas ha sido fundamental para entender qué le sucede y poder poner soluciones reales que le permitan continuar con su vida.