31 de marzo de 2020
 
Publicado 21/11/2017 15:26:46CET

Archidona aloja ya a 497 migrantes, que tendrán traductor y asistencia sanitaria

Una voluntaria de Cruz Roja, durante la recepción a los inmigrantes en Cartagena
CRUZ ROJA

   MADRID, 21 Nov. (EUROPA PRESS) -

   La cárcel aún por inaugurar de Archidona, en Málaga, acoge ya a un total de 497 migrantes llegados este fin de semana a las costas de Murcia, que han recibido kits de higiene personal y contarán con servicio de intérprete y asistencia sanitaria.

   Según fuentes del Ministerio del Interior consultadas por Europa Press, se prevé que a medida que los siete juzgados de Murcia que están tomando declaración a los recién llegados vayan dando trámite a sus expedientes, la cifra de personas internadas en estas instalaciones se incremente.

   De momento, se ha abastecido el centro con 2.000 raciones de comida y se está proporcionando a los internos agua embotellada para "evitar problemas" mientras se repasa la red para "limpiar el cloro residual".

   No obstante, las mismas fuentes insisten en que el agua "es salubre", se está usando para aseo personal y podría beberse, pero se ofrece en botellas como medida de prevención mientras se termina de acondicionar la red.

   Interior prevé que al cabo de este martes los internos cuenten ya con dos médicos y dos ATS, dotación que se incrementará "en los próximos días" con otro facultativo más y otros "dos o tres" auxiliares que aportará Cruz Roja, entidad que también enviará a este centro a 13 personas que proporcionarán "asistencia social humanitaria" y que se incorporarán "paulatinamente".

   En el departamento que dirige Juan Ignacio Zoido no precisan los plazos de internamiento que manejan para estas personas ni si su repatriación, en caso de producirse, tendrá lugar desde Archidona, pero inciden en que esta medida se ha adoptado con respaldo judicial y carácter excepcional ante la saturación de los siete centros de internamiento de extranjeros que operan en toda España.

   Precisamente esto es lo que ha suscitado las críticas del PSOE, Unidos Podemos y de organizaciones sociales como el Servicio Jesuita a Migrantes o CEAR, pues la legislación española establece que los migrantes que son retenidos para ser expulsados deben permanecer en instalaciones policiales que no tengan carácter penitenciario y el centro de Archidona, aunque aún no ha sido inaugurado como tal, se ha construido para ser una prisión.

Para leer más