Publicado 02/07/2021 12:38CET

Una cuarta parte de los menores migrantes llegados a Ceuta sufrieron violencia en su país, según Save The Children

Varios menores en las naves del Tarajal
Varios menores en las naves del Tarajal - Antonio Sempere - Europa Press

   MADRID, 2 Jul. (EUROPA PRESS) -

   Mes y medio después de la crisis humanitaria en Ceuta, Save the Children ha advertido de que aproximadamente una cuarta parte de los niños migrantes a los que ha entrevistado sufrió violencia física, abusos o malos tratos en su país de origen, lo que provoca que vivan con miedo o ansiedad.

   La organización también incide en que uno de cada seis menores encuestados padecieron tortura o trato degradante antes de llegar a España.

   Así lo asegura en un comunicado, recogido por Europa Press, en el que explica que, desde el comienzo de la emergencia, la ONG está presente en la ciudad autónoma realizando entrevistas individualizadas a los menores que se encuentran en los espacios temporales de acogida. Cada uno de ellos ha sido atendido por hasta cuatro profesionales que han evaluado su caso.

   Hasta la fecha, indica la entidad, y en colaboración con la Dirección General de Infancia y Adolescencia (DGIA) de Ceuta, se ha apoyado a 135 niños y 85 niñas, la mayoría de los cuales (209), tienen como país de origen Marruecos y están acogidos en el centro de Piniers y 11 de ellos son de África subsahariana y se encuentran en el Pabellón Santa Amelia.

   Todos ellos tienen entre 12 y 17 años y en su mayoría explican que han venido a España tras sufrir explotación laboral, el rechazo de sus familias o persecución en el país de origen por su orientación sexual. En el caso concreto de las niñas y adolescentes, dicen haber huido del matrimonio forzoso, la violencia de género o el abuso sexual en el entorno familiar, entre otros motivos.

   De los más de 200 menores menores entrevistados en este proceso, 13 ya han manifestado voluntad de solicitar asilo, ha explicado Save The Children.

EL DEBER DE ESCUCHAR A LOS NIÑOS

   "Tenemos el deber de escuchar a los niños, las niñas y adolescentes migrantes que se encuentran en Ceuta para asegurarnos de que su situación personal y sus necesidades sean escuchadas y sirvan como punto de partida de las decisiones que les conciernen", ha indicado Catalina Perazzo, directora de Incidencia Social y Política de la organización.

   "Es necesario contar con procedimientos especializados para la infancia, especialmente para que los perfiles solicitantes de asilo y víctimas de trata cuenten con especial protección", ha añadido.

   La organización recuerda que, aún hoy, se desconoce la cifra total de menores que llegaron a la ciudad autónoma entre el 17 y el 18 de mayo, así como la cifra de ellos que se encuentran viviendo actualmente en situación de calle. El único dato disponible procede de la policía de Ceuta, que ha registrado a 1.108 hasta el momento.

   En este punto, Save the Children muestra especial preocupación por la infancia y la adolescencia que sigue fuera de los sistemas de protección, sin ningún tipo de recurso económico o protección de una persona adulta.

   Ahora, la entidad trasladará toda esta recopilada al Área de Menores de Ceuta, la institución que tiene su tutela. En concreto, Save the Children ya ha remitido 41 perfiles vulnerables con problemas médicos que requieren atención especializada, según ha informado.

Contador