Expertos denuncian autos de internamiento en CIE, lectura de derechos y toma de declaraciones colectivos a migrantes

Inmigrantes, inmigrante, inmigración, refugiado, refugiados
EUROPA PRESS - Archivo
Publicado 19/06/2018 14:22:32CET

   MADRID, 19 Jun. (EUROPA PRESS) -

   Una guía elaborada por la Fundación Fernando Pombo en colaboración con el centro social jesuita Pueblos Unidos, invita a los abogados encargados de la defensa de migrantes antes, durante y después de pasar por los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE), a denunciar la práctica aún "demasiado frecuente" de los autos de internamiento, lecturas de derechos y tomas de declaraciones colectivos, que impiden una asistencia jurídica individualizada y dificultan la detección de situaciones de vulnerabilidad.

   "Es demasiado frecuente que todavía se asista a lecturas de derechos colectivas, tomas de declaraciones colectivas e incluso autos de internamiento colectivos, amparándose en supuestas razones de eficacia. Estas cuestiones, que rehuyen la individualización de la medida jurídica imponible, impiden una asistencia jurídica efectiva y hay que denunciar y evitar ser cómplices de ellas", indica la 'Guía práctica de asistencia jurídica en Centros de Internamiento de Extranjeros', que ha sido presentada este martes 19 de junio en el Colegio de Abogados de Madrid.

   La directora de la Fundación Fernando Pombo, Carmen Pombo, ha explicado en declaraciones a Europa Press que esta 'Guía práctica de asistencia jurídica en Centros de Internamiento de Extranjeros' ha sido enviada al Colegio de Abogados de Valencia, ante la llegada del barco Aquarius el pasado domingo con 629 migrantes y refugiados a bordo, y ha sido repartida ya entre todos los abogados del turno de oficio.

   "La asistencia jurídica a las personas que han llegado en el Aquarius, para empezar, no era preceptiva, pues solo es obligatoria cuando estás en un acto de expulsión o en otros momentos. Sin embargo, el Colegio de Abogados de Valencia, con todo el turno oficio y el servicio de orientación jurídica se ha desplazado hasta allí para poder detectar situaciones especialmente vulnerables", ha explicado Pombo.

   Precisamente, la guía dedica uno de sus 15 capítulos a las situaciones de vulnerabilidad dentro de los CIE, entre las que se encuentra la de los menores que han acabado en una de estas instalaciones, bien porque la prueba de determinación de la edad haya indicado que es mayor de 18 años, bien porque no haya dicho que es menor hasta estar dentro del CIE.

   En estos casos, se recomienda intentar obtener la certificación de nacimiento, realizar una solicitud de modificación ante la Fiscalía que decretó la mayoría de edad y, en último caso, recurrir al Comité de Derechos del Niño de la ONU o al Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

"EXTREMADAMENTE DIFÍCIL" DETECTAR VÍCTIMAS DE TRATA

   Por otro lado, ante potenciales víctimas de trata, la guía advierte de que el entorno de los CIE hace "extremadamente difícil" identificarlas porque es "fácil" la continuidad del control por parte de la red criminal, al poder mantenerse la comunicación, y porque, debido a la coacción y el engaño, las personas en esta situación intentan no revelar su condición. Por ello, el manual sugiere "estrechar el seguimiento" y ponerlo en conocimiento de la Policía ante el primer indicio.

   Sobre las personas LGTBI, la guía señala que no existe ninguna normativa específica, y recomienda, entre otras actuaciones, "impedir eventuales prácticas discriminatorias" y "evitar que la persona sea ubicada en razón del género que pueda establecer su documentación".

   Según indican los autores del documento, la Administración suele dudar de las peticiones de protección internacional que se formulan en este ámbito por posible "utilización fraudulenta", un criterio que no comparten ya que consideran que las entrevistas que se realizan al solicitante de asilo ya ponen "límites" a ese supuesto fraude pues "invaden el espacio personalísimo".

VÍCTIMAS DE VIOLENCIA DE GÉNERO EN LOS CIE

   También indican que es posible en la práctica invocar dentro del CIE la condición de víctima de violencia de género, aunque precisan que las dificultades para la aceptación de este tipo de solicitud "aumentan" dada la brevedad de los tiempos. "Habría que impulsar de forma notable la formulación de la denuncia, su ratificación y la adopción de medidas cautelares", subrayan.

   Otro caso de vulnerabilidad que recoge el manual es el de los internos con problemas de salud mental que "se intenta que pasen inadvertidos para poder, llegado el caso, materializar la repatriación". El documento también expone el caso de los migrantes con traumas y pide que las autoridades proporcionen una mayor asistencia psicológica.

   "Tenemos que estar muy atentos a la detección de vulnerabilidades", ha subrayado el coordinador del Servicio de Orientación Jurídica de Extranjería del ICAM, Marcelo Belgrano, quien también ha puesto de manifiesto la paradoja de que muchos internos en CIE cuentan con hasta cuatro abogados resultando la asistencia jurídica poco efectiva.

EL "PERNICIOSO INSTRUMENTO" DEL BUZÓN

   Además, la guía hace una crítica al mecanismo para solicitar protección internacional desde el interior de un CIE donde solo cabe hacerlo bien de manera verbal ante un funcionario, bien por medio del "pernicioso instrumento" del buzón, que a veces se abre cuando el avión ya ha despegado con el solicitante a bordo.

   "El modelo del buzón es una vergüenza", ha denunciado el director de Pueblos Unidos, Iván Lendrino, durante la presentación de la guía, una crítica en la que ha coincidido el capellán del CIE de Aluche, José Luis Segovia, quien ha pedido que exista un registro de entrada, que quede constancia de la presentación de la solicitud y que se entregue al interesado una copia sellada. En concreto, la guía propone que el interno pueda fotografiar el momento en que deposita la solicitud como prueba.