Los salesianos acogerán a cinco menores extranjeros no acompañados en un piso cedido por unas monjas de Madrid

Publicado 26/10/2018 11:34:24CET
Menores extranjeros no acompañados
PEDRO ARMESTRE/SAVE THE CHILDREN - Archivo

   MADRID, 26 Oct. (EUROPA PRESS) -

   Los Salesianos han puesto en marcha un proyecto para atender a Menores Extranjeros No Acompañados (MENAS), que comenzará por la acogida de cinco de estos jóvenes en un piso cedido por las Carmelitas en Parla (Madrid).

   En concreto, será la Federación de Plataformas Sociales Salesianas Pinardi la que acogerá, por el momento, a estos menores. La iniciativa responde a la llamada de la Comunidad de Madrid a atender a estos niños y adolescentes, y la idea es ampliar el número de beneficiarios.

   "Somos conscientes de que todo se ha acelerado mucho y lo que tarda normalmente meses, ha sido cuestión de días. Hay muchas urgencias de todo tipo para que estos niños sean atendidos en las condiciones que se merecen, de la manera más digna y salvaguardando sus derechos como menores", expresan desde la federación de plataformas salesianas.

   Las Salesianos cuentan con experiencia en este tipo de atención. Desde hace varios años, la Fundación Juan Soñador trabaja con niños y adolescentes en protección en los proyectos Tragaluz (León), el Desván (Valladolid) y la Casa Don Bosco (Villamuriel, Palencia). Asimismo, la Fundación Ángel Tomás cuenta con los centros de acogida de menores Casa Don Bosco en Valencia y Burriana (Castellón).

   El piso de acogida para menores extranjeros no acompañados se enmarca en el proyecto Casa Garelli, una iniciativa con la que la Federación Pinardi ofrece pisos de emancipación para jóvenes de entre 18 y 21 años en riesgo de exclusión social.

   A esta iniciativa se sumó en febrero la puesta en marcha del Programa de Acogida Integral para jóvenes refugiados en situación de vulnerabilidad. En Madrid, esta federación salesiana comenzó a gestionar dos pisos cedidos por las Hijas de la Caridad para acoger a diez jóvenes refugiados. En Sevilla, otros cuatro jóvenes fueron acogidos en un piso de la Fundación Don Bosco.

   El programa, en "pleno crecimiento" actualmente, incluye el aprendizaje de la lengua española, el conocimiento de las costumbres locales, ayudas económicas, gestiones administrativas y orientación para encontrar un empleo. Los Salesianos asumen estos retos desde su carisma: "estar donde estén los jóvenes más necesitados", según informan en un comunicado.

Para leer más