Vox quiere que los migrantes en situación irregular sean internados de forma indefinida

Actualizado 14/05/2019 22:54:28 CET
CCOO denuncia la falta de personal en Salvamento Marítimo, que está "desbordado" ante el repunte de llegadas de pateras
SALVAMENTO MARÍTIMO - Archivo

   MADRID, 14 May. (EUROPA PRESS) -

   Vox quiere que los migrantes en situación irregular que hay en España sean internados de forma indefinida en centros específicos, como es el caso de los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE), según se refleja en el programa para las elecciones europeas del próximo 26 de mayo del partido que lidera Santiago Abascal.

   "Se garantizará el uso por parte de las autoridades competentes de las medidas coercitivas que estimen oportunas, incluyendo el ingreso en centros específicos sin limitación de plazos máximos", señala el documento hecho público este martes y recogido por Europa Press.

    Una vez se produce una entrada irregular al territorio español y se incoa un expediente sancionador, puede proponerse la expulsión y solicitar el ingreso del extranjero en un centro de internamiento, en tanto se realiza la tramitación de dicho expediente.

   En la actualidad en España operan siete CIE, unas instalaciones policiales de carácter no penitenciario diseñadas precisamente para poder ejecutar la expulsión del territorio nacional. La duración máxima de internamiento es de 60 días y no puede acordarse una nueva reclusión por cualquiera de las causas previstas en un mismo expediente.

   Así las cosas, existen casos en los que se produce la no ejecución de la expulsión, ya que España no consigue averiguar de qué país es el extranjero en el plazo máximo de esos 60 días que puede mantenerle privado de libertad, cuando no tiene convenio con ese país de origen o cuando se trata de una persona en situación de vulnerabilidad, como un menor de edad tomado por adulto, una víctima de trata o un posible refugiado, entre otros.

"TOLERANCIA CERO CON LA INMIGRACIÓN ILEGAL"

   En materia de inmigración, Vox propone más de una veintena de medidas, entre las que se incluye la "tolerancia cero con la inmigración ilegal". Para acabar con el efecto llamada, Vox quiere imponer "una prohibición de entrada a fin de evitar futuros reingresos". También propone "procedimientos de retorno más eficientes para que la información se ponga rápidamente a disposición de las autoridades competentes".

   Asimismo, pretende "imponer la obligación de que los nacionales de terceros países cooperen con las autoridades nacionales en todas las fases de los procedimientos de retorno, en particular para establecer y verificar su identidad a fin de obtener un documento de viaje válido y

   garantizar la correcta ejecución de la decisión de retorno". Vox también quiere promover nuevos acuerdos de readmisión con diferentes terceros países y reforzar el sistema de fronteras inteligentes.

   En materia de asilo, Vox aboga porque cada nación "decida libremente la manera de ayudar a las personas que realmente se encuentren en situación de necesidad con un mínimo restrictivo que impida que una legislación tibia favorezca la entrada de asilados que luego puedan moverse libremente por el Espacio Schengen".

   Así, expresa que se opone "frontalmente a cualquier intento de imponernos cuotas obligatorias desde Bruselas", en detrimento de la seguridad y soberanía. Asimismo, señala que "la mejor manera de ayudar a estas personas es hacerlo en sus lugares de origen", donde "se compartan sus costumbres y valores para facilitar su posterior integración".

Contador