Actualizado 26/04/2007 20:47 CET

El fiscal de menores acusa a la madre de las niña 'rebelde' de Gijón de violar la ley del menor al recurrir a la prensa

OVIEDO, 26 Abr. (EUROPA PRESS) -

El fiscal de menores del Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA), Jorge Fernández Caldevilla, consideró hoy, en declaraciones a Europa Press, "lamentable que se aireen los problemas de una chica de 13 años en todos los medios de comunicación". Culpó a la madre de la menor de dar conocer la problemática de la niña y violar la reserva que establece la ley de toda la información relativa a un menor de edad.

El fiscal se refirió así al caso de la madre de Gijón que pidió al Principado que se haga cargo de su hija de 13 años al tener ésta actitudes "rebeldes" e "incontrolables", según la madre de la menor Mónica López.

Caldevilla afirmó que este tipo de casos se producen "por desgracia" con "cierta frecuencia" entre los adolescentes. Y añadió que es un problema de trastornos de conducta o problemas de comportamiento grave "de difícil solución".

El fiscal expresó que la sociedad tiene la idea de que la guarda de la menor es la solución de todos los problemas y en muchos casos ésta "no es la solución". Caldevilla manifestó que para abordar este tema se requiere el concurso de los especialistas de la Consejería una vez que reciben una solicitud de este tipo ya sea a instancia de los padres, derivado de la fiscalía o a través de los servicios sociales.

El magistrado apuntó que desde la Consejería se intentan poner soluciones dentro del seno de la familia, ya sea de carácter educativo o de carácter psicológico para intentar paliar los problemas. "En muchos casos y cuando no hay otra solución la entidad pública pueda hacerse cargo de la guarda y custodia de la menor cuando los padres se vean imposibilitados para hacerse cargo", apuntó el fiscal.

En estos casos, continuó Caldevilla, en principio dejamos la iniciativa a la entidad pública para que adopte las medidas de protección adecuadas. En otros casos de mayores de 14 años que cometieron hechos delictivos se pueden adoptar estas medidas mediante la actuación de una resolución judicial que imponga una obligación de residir en un centro cuando no se considera adecuada otra medida.

Para Caldevilla la solución de estos temas son complejos de resolver y requieren un trabajo de educación del menor para ver las carencias que haya tenido y buscar soluciones para que sean "normalizados". Y añadió que el hecho de que la Consejería llegue a asumir la guarda en algunos casos "no es una solución muy adecuada incluso en algunas situaciones se puede agravar el problema".

El Fiscal dijo que si es un menor que tiene tendencias a relacionarse con menores conflictivos o marginales en los centros de menores tienen mayor facilidad para ponerse en contacto con otros menores con problemas de marginalidad que hagan que se agrave el problema.

Caldevilla expresó su comprensión con los familiares de la pequeña pero dijo que hay que darse cuenta que no se deben echar las culpas al Principado que actúa con la ponderación que requiere mediante unos mecanismos determinados para poner las soluciones.