Actualizado 08/05/2007 21:24 CET

Greenpeace acusa al PSOE de incumplir su promesa de hacer del Consejo de Seguridad Nuclear un organismo independiente

MADRID, 8 May. (EUROPA PRESS) -

El grupo ecologista Greenpeace lamentó hoy que la Propuesta de Ley para la reforma del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), con la que se comprometió el PSOE para que este Consejo fuera independiente y transparente, está "parada" en el Congreso. "Transcurridos casi dos años desde esa votación, la proposición de Ley sigue inédita y su tramitación no ha avanzado significativamente", afirmó Greenpeace en un comunicado.

Agregó, además, que el Grupo Parlamentario Socialista la ha tenido "prácticamente aparcada" en todo este tiempo, y ahora se corre el riesgo de que la legislatura termine sin que esa Ley haya sido aprobada.

"Además de demorarla injustificadamente, el PSOE, a instancias del Ministerio de Industria, ha aprovechado este tiempo para negociar con otros grupos parlamentarios defensores de la energía nuclear y contrarios a la reforma del CSN, importantes recortes a la propuesta original, sobre todo en materia de información y de participación publica", afirmó el responsable de la campaña de Energía Nuclear de Greenpeace, Carlos Bravo.

Greenpeace afirmó, además, que este tiempo ha sido utilizado por el Partido Socialista "para tramitar en paralelo otras reformas en materia de energía nuclear que van en dirección contraria al espíritu de transparencia, participación pública y de rigor en la aplicación de la normativa en los que se inspiraba la propuesta de cambio".

Incluso, afirma este grupo ecologista, "tras retomar el control del CSN con el nombramiento de la socialista Carmen Martínez Ten como Presidenta, el PSOE parece haber perdido todo interés en reformar el Organismo".

De paso, rechazó la eliminación de la posibilidad de sancionar a las instalaciones nucleares que se hubiesen beneficiado con el incumplimiento de las normas de seguridad con el doble del beneficio económico obtenido. "El nuevo régimen que propone ahora el PSOE, lo que conducirá a que a las centrales nucleares les siga resultando rentable pagar multas antes que parar cuando se ha descubierto un problema", dice el comunicado.

Finalmente, señala Greenpeace: "Ya no se trata sólo de que el Gobierno socialista no termine de cumplir los compromisos que pueden resultar más complejos, como aprobar un calendario de cierre programado de las centrales nucleares o el cierre inmediato de la obsoleta central de Santa María de Garoña, es que ni siquiera los compromisos cuya tramitación se inició muchos meses atrás terminan de ver la luz".