Actualizado 30/06/2007 18:06 CET

India.- Cancelados todos los vuelos y los accesos en tren por las fuertes lluvias monzónicas en Bombay

BOMBAY, 30 Jun. (EUROPA PRESS) -

Todos los vuelos en Bombay han sido cancelados y tanto el sistema ferroviario como gran parte del transporte público se encuentran paralizados por las fuertes lluvias monzónicas que azotan a la capital india, y que han llevado a las autoridades a recomendar a los residentes que permanezcan en sus casas por el peligro de inundaciones ante la tromba de agua que no ha cesado de caer desde primera hora de hoy.

De esta forma, los vuelos con destino al aeropuerto Chhatrapati Shivaji han sido desviados a otras pistas, como las que se encuentran en Ahmendabad y Delhi. Las salidas "han sido retrasadas", según un oficial del aeropuerto de la capital financiera del país, en declaraciones recogidas por el diario 'The Times of India'.

Las vías de tren se encuentran completamente inundadas, en especial el conocido como "raíl central", considerado el cordón umbilical que une la ciudad con el resto del país, lo que ha llevado a las autoridades ferroviarias a suspender los servicios de dicho trayecto.

"Todos los trenes desde Kurla a la terminal Chhatrapti Shivaji", en el sur de Bombay, "han sido suspendidos debido a la inundación de las vías en muchos puntos", según un portavoz del servicio indio de ferrocarriles.

Según fuentes del servicio metereológico, Bombay ha recibido en escasas horas cerca de 395 mm de lluvia, sumergiendo varios puntos de la ciudad. Se espera que las lluvias se prolonguen durante todo el fin de semana.

Entre los puntos más afectados se encuentran el centro y el sur del país, así como los barrios occidentales se encuentran completamente inundados, aunque los autobuses de la compañía estatal BEST permanecen operativos en la mayoría de las rutas.

Para la tarde de hoy se espera que el agua crezca cerca de cuatro metros, de acuerdo con las últimas previsiones. La Corporación Municipal de Brihanmumbai ha pedido a los residentes que se queden en sus domicilios ante esta subida de las aguas. Del mismo modo, se ha advertido a los pescadores de que no se aventuren en el mar.