Actualizado 30/05/2007 22:44 CET

Una madre de dos niños con una enfermedad coronaria se pone en huelga de hambre en Madrid para reclamar ayuda económica

MADRID, 30 May. (EUROPA PRESS) -

Una vecina de Leganés (Madrid), Concepción G.R., de 37 años, ha decidido iniciar una huelga de hambre para recabar ayuda económica de las autoridades ya que, con una enfermedad coronaria y una minusvalía del 56 por ciento causada por una depresión que tuvo su origen en los malos tratos, podría verse obligada a abandonar, por impago, el piso del Instituto de la Vivienda de la Comunidad de Madrid (IVIMA) en el que reside.

La mujer, que tiene dos hijos de 12 y 14 años y que reside en el barrio de Leganés-Norte, no puede afrontar los costes de la vida cotidiana, hasta el punto de que hoy el Canal de Isabel II le ha cortado el agua por impago. "Me encuentro muy sola y desamparada por los retrasos de la burocracia", señaló Concepción a Europa Press, tras lo que aseguró que lleva un "peregrinaje de dos años" para solicitar las ayudas del salario social y rentas mínimas (RMI).

La mujer, a cuyo ex marido no puede reclamar pensión alguna, ya que se encuentra en paradero desconocido, estará sometida durante la huelga de hambre a un control médico. No obstante, se mostró convencida de que llegará "hasta que se solucione todo". "Me da igual el tiempo", se lamentó.

Los problemas se agravan porque Concepción G.R. sufre, como consecuencia de esta situación, ansiedad, estrés, insomnio, preocupación y migrañas. Además, padece fuertes crisis de ansiedad, que repercuten en su corazón, del que fue operada en el pasado por anomalías detectadas a los 13 años.

ASIGNACIÓN DE 196 EUROS.

Los Servicios Sociales de Leganés le prestaron ayuda una temporada con una asignación de 196 euros que terminaron retirándole porque, según ella, "no asistió a un cursillo". Ahora, le recomiendan que denuncie a su ex marido y que le reclame la pensión correspondiente.

Según explica Concepción, su ex pareja hace diez años que no ve a los niños, y tiene una sentencia de privación de la patria potestad. "Es insolvente y se encuentra en rebeldía, ¿cómo le voy a reclamar nada?", se pregunta la mujer, que aún recuerda los malos tratos físicos y psicológicos que sufrió durante años.

La vivienda donde reside con sus hijos tiene el gas cortado y el IVIMA, según advirtió, le ha amenazado ya con desahuciarla por impago. Se trata de una situación que la afectada no comprende porque tiene "un piso adjudicado por especial necesidad, no por sorteo".

"Sobrevivimos a base de trabajos temporales, que termino dejando por mi salud, y de la ayuda de los conocidos", explicó. De hecho, un grupo de vecinos decidió habilitar una página web para denunciar el "desamparo" que sufre esta familia (http://ayudavecinal.legared.com), y abrir una cuenta bancaria para donaciones y aportaciones, así como un foro en el que dejar mensajes de apoyo.

Asimismo, a esto se le une el temor de Concepción de que la Fiscalía de Menores le retire la custodia de sus hijos. Por su parte, los vecinos consideran que las ayudas que facilitan a la familia son insuficientes, por ello, reclaman a los políticos que concedan las ayudas necesarias para justificar "el lema que cantan en los mítines para conseguir votos: 'mujeres maltratadas, no aguantéis, denunciar y a servicios sociales'".