PGE.- Directores de Servicios Sociales afirman que el recorte supone un "riesgo para la cohesión social"

Actualizado 03/04/2012 20:04:11 CET

MADRID, 3 Abr. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Asociación de Gestoras y Directores de Servicios Sociales, José Manuel Ramírez, ha advertido que con los recortes anunciados en los Presupuestos Generales del Estado en materia de Servicios Sociales y Promoción Social para 2012 "se pone en riesgo la cohesión social en España" y se pueden conducir a una situación de "suicidio social".

En declaraciones a Europa Press, Ramírez ha explicado que "en una situación de crisis que afecta a cientos de miles de familias este recorte además de absurdo e insensato demuestra insensibilidad mayúscula del actual gobierno", por lo que espera que el mismo se pueda "corregir en el trámite parlamentario".

El Proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2012 contempla un recorte del 15,7 por ciento en los fondos a emplear en la política de Servicios Sociales y Promoción Social, que se quedan en 2.119,04 millones de euros, fundamentalmente por las reducciones de las partidas destinadas a Inmigración (54,8%), Familia e Infancia (42,6%), Mayores (38,6%), Emigrantes (23,1%) y violencia de género (21,3%), entre otras.

Ramírez ha afirmado que aunque se va a producir un recorte generalizado en todas las partidas de un casi 16 por ciento del presupuesto con respecto al año anterior, con estas cuentas se produce "un malabarismo contable para reducir en menos porcentaje los créditos ampliables de la ley de dependencia y encubrir unos recortes generalizados de porcentajes altísimos".

En concreto, Ramírez ha denunciado "el recorte del 43 por ciento en prestaciones básicas de servicios sociales" y lo ha calificado de "totalmente inadmisible, grave y perjudicial para la convivencia personal y social". "Supone según las previsiones del ministerio que se producirá el cierre de 582 centros de Servicios Sociales, el despido de 12265 trabajadores, así como la reducción de más de 3 millones de usuarios directos (de los más 6.500.000 que existen actualmente)", ha lamentado.

Además, ha criticado "la reducción de beneficiarios de ayuda a domicilio a prácticamente la mitad (de 817.554 a 423.084); la reducción también de un 50 por ciento de usuarios de prevención e inserción y otros recortes como el que ha sufrido el alojamiento alternativo".

Por otro lado, Ramírez ha explicado que el sistema de servicios sociales "estaba desbordado por la situación de crisis y que había pasado de 5 millones de usuarios atendidos a 7 millones en un año (aumento del 39 por ciento)" y que con "recortes tan atroces se reduce a casi la mitad el presupuesto para atender lo que ya se estaba atendiendo".

"Muchas familias se están sosteniendo con la pensión de algunos jubilados porque ONG como Cáritas y Cruz Roja, que habían atendido a muchos de que el sistema ya no podía atender, han afirmado que están desbordados en sus servicios", ha concluido Ramírez.