Actualizado 22/04/2013 15:25 CET

El 62,2 por ciento de los jóvenes con discapacidad está en situación de desempleo, según un estudio de Fundación Adecco

MADRID, 22 Abr. (EUROPA PRESS) -

El 62,2 por ciento de los jóvenes de 18 a 30 años con algún tipo de discapacidad está en situación de desempleo, siete puntos más que la media de la población juvenil en España, según el informe 'El reto de la inserción laboral de los jóvenes con discapacidad' de la Fundación Adecco, que también señala que la media de paro juvenil se limita a jóvenes de menos de 25 años.

El documento indica que el efecto de la crisis económica se está notando de forma menor en el colectivo de personas con discapacidad que en el resto de la población aunque asegura que "aún queda un largo camino por recorrer" hasta que se igualen las oportunidades de estas personas con las del resto de la población.

Además, de entre aquellos que tienen un empleo, solamente el 6,2 por ciento han firmado un contrato indefinido y un 9 por ciento ha hecho lo propio con un contrato especial para personas con discapacidad. El resto, en su mayoría, tienen un contrato por obra y servicio (33 por ciento), temporal (20 por ciento) o de tipo eventual y ligado a las circunstancias de la producción (19,4 por ciento).

Por otra parte, el 56,3 por ciento de los que se encuentran en situación de desempleo lleva así desde hace más de un año y el 20,2 por ciento ha perdido su empleo hace seis meses o menos. De estos, aquellos que más dificultad tienen para encontrar empleo son aquellos que tienen algún tipo de discapacidad física (42,6 por ciento), seguidos de quienes tienen discapacidad psíquica (24,6 por ciento) o sensorial (16,9 por ciento).

Además, el 30,4 por ciento de las personas con discapacidad en situación de desempleo tienen estudios de formación profesional y un 23,8 por ciento ha realizado estudios universitarios. El 25 por ciento ha terminado la educación secundaria y el 20,8 por ciento los estudios elementales.

En este sentido, el 60 por ciento cree que no encontrará un empleo en un plazo inferior a un año aunque el 88 por ciento de los encuestados aceptaría un trabajo de cualificación inferior a la que tiene. De hecho, más de la mitad (57,2 por ciento) estaría dispuesto a emigrar fuera del país para poder trabajar (un 23 por ciento dentro de Europa) y un 65 por ciento se lanzaría a emprender "si recibe el apoyo necesario para ello", según el estudio.

El informe analiza también el perfil de trabajador con discapacidad. De acuerdo a los resultados del documento, la mayoría de trabajadores de este colectivo está representada por un joven varón (58 por ciento) con estudios universitarios (50,8 por ciento), con discapacidad física (46,2 por ciento) y que trabaja a jornada completa (62,5 por ciento) con un contrato temporal (20 por ciento) en una empresa (90 por ciento).

Los jóvenes con discapacidad que han participado en el estudio han destacado la importancia de las ayudas destinadas a este colectivo para el acceso a un primer empleo, que les de entrada al mundo laboral. El 80 por ciento de ellos, "desearía que hubiera más ayudas" de este tipo.

Asimismo, señalan la necesidad de "agilizar" los trámites para la recepción de ayudas relacionadas con el certificado de discapacidad dado que, hasta que llega, "la personas está limitada en su vida diaria".

El colectivo propone también la revisión de la Ley de Integración Social de Minusválido y la creación de mecanismos para garantizar su cumplimiento, así como un endurecimiento de las sanciones y un aumento e los incentivos.

Por último, el 43 por ciento de los encuestados ha destacado el bajo índice de personas con discapacidad que alcanzan puestos directivos. Por ello, proponen incentivar a las empresas para que promocionen a sus trabajadores con discapacidad (especialmente a los que tienen estudios universitarios) para que no queden "relegados" a los puestos de menor cualificación.