Publicado 28/01/2021 11:02CET

Cultura estudia la introducción del mecenazgo de competencias en "tiempos de crisis"

Adriana Moscoso, directora general de Industrias Culturales
Adriana Moscoso, directora general de Industrias Culturales - MINISTERIO DE CULTURA Y DEPORTE - Archivo

MADRID, 28 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Ministerio de Cultura y Deporte ha presentado este jueves 28 de enero el estudio 'El mecenazgo de competencias', una "exploración y fomento" de una forma de mecenazgo que ya se aplica en Francia y que permite que las empresas aporten servicios o el tiempo de sus trabajadores --voluntariado corporativo-- a proyectos de interés general.

"La participación social en pro de la cultura es fundamental y todavía queda mucho recorrido por hacer. Este estudio sirve para conocer mejor una figura de mecenazgo y demuestra la voluntad de Cultura de recorrer mucho más camino", ha señalado la directora general de Industrias Culturales, Adriana Moscoso.

El estudio resalta la importancia de generar un nuevo marco normativo en el "contexto actual", marcado por la crisis de la COVID19. "El sector cultural se ve, una vez más, como uno de los grandes perjudicados, no sólo por razones relacionadas con la viabilidad de la actividad en una situación pandémica, sino por cómo esta situación afecta a la sostenibilidad económica del sector", remarca el texto.

En este sentido, recuerda cómo esta situación puede obligar a redirigir los recursos públicos, en primera instancia, a paliar la emergencia sanitaria y, en segundo lugar, a promover la reactivación económica de los distintos sectores de la economía.

"Y aunque el sector cultural sea, posiblemente, uno de los más afectados, junto a la restauración y el turismo, no existen garantías de que pueda recibir las aportaciones públicas necesarias para su mantenimiento y sostenibilidad", ha alertado.

"Insisto en esa necesidad de reforzar la cultura del mecenazgo y, en el caso del mecenazgo de competencias, es algo positivo. Se produce una implicación mucho más intensa entre la empresa y el trabajador, puesto que se le permite tomar conciencia de la importancia de vínculos sociales e impactar positivamente en la sociedad", ha añadido Moscoso.

En cualquier caso, el estudio ha puesto de relieve que no existe "evidencia empírica rigurosa" sobre los efectos de la introducción de beneficios fiscales para promover el mecenazgo de competencias, por lo cual, una posibilidad es asimilar la evidencia existente en torno al mecenazgo en términos generales.

Y, en este punto, el documento recuerda que "la evidencia en cuanto al efecto de los beneficios fiscales sobre las donaciones no es muy clara". "Si bien está claro que la relación es directa, es decir, un aumento en los beneficios fiscales se traduce en un aumento de las donaciones, existen divergencias en cuanto a la magnitud del efecto", ha afirmado.

BENEFICIOS FISCALES E IMPUESTOS

'Mecenazgo de competencias' resalta cómo la introducción de beneficios fiscales para promover el mecenazgo podría incrementar las bases imponibles de todo tipo de impuestos (directos, indirectos y cotizaciones sociales), lo que comportaría un aumento de los recursos públicos.

En concreto, el estudio que recoge muestra cómo la recaudación de impuestos directos aumentaría entre un 0,50% y un 0,02%, la de impuestos indirectos entre 1,30% y 0,07%, y las cotizaciones sociales entre 0,56% y 0,02%.

"Para la empresa sería una nueva fórmula de involucrarse, aunque también es verdad que Francia cuenta con estructuras que permiten ese diálogo más ágil entre la sociedad civil, la empresa y la administración. Es importante seguir trabajando", ha concluido.

Para leer más