Publicado 16/10/2020 13:27CET

DKV y ECODES crean el Observatorio de Salud y Medio Ambiente

MADRID, 16 Oct. (EUROPA PRESS) -

DKV y ECODES han presentado, con motivo de la celebración del Día Mundial de la Alimentación, su Observatorio de Salud y Medioambiente 'Alimentación saludable y sostenible. Claves para convertir la alimentación en la palanca de cambio del mundo que queremos'.

Se trata de una publicación que cuenta con 26 artículos escritos por expertos que se centran en la alimentación y que han sido recopilados del blog 'DKV 360', donde se tratan las últimas tendemos en innovación social y responsabilidad empresarial.

"Como empresa activista, desde DKV defendemos causas como la alimentación saludable, la lucha contra la obesidad infantil o la integración de las personas. De hecho, no es la primera vez que trata este tema en el observatorio. En la primera edición en 2008, el tema fue 'Alimentación, medio ambiente y salud', este año, más de una década más tarde se vuelve a abordar desde una perspectiva actual, contando de nuevo con el apoyo de ECODES", ha dicho el consejero delegado de DKV, Josep Santacreu.

Por su parte, el director ejecutivo de ECODES, Víctor Viñuales, ha señalado las conexiones en el sistema agroalimentario mundial, aunque no siempre se perciban bien. "La soja que produce el terrateniente que destroza la Amazonía brasileña para extender su producción engorda el ganado que compramos en filetes en la zona de frío de los supermercados. Sin embargo, no solo hay un encadenamiento de los problemas, también se produce un encadenamiento de las soluciones", ha detallado, para comentar que el objetivo del trabajo es "informar, animar a la reflexión y animar a la acción transformadora".

Algunos de los temas tratados por numerosos expertos en esta edición son: el desequilibrado sistema alimentario actual; la alimentación como derecho humano; nuestro cuerpo y los disruptores endocrinos; el gran desafío de la pérdida y desperdicio de alimentos y cómo nuestra manera de alimentarnos afecta en el planeta: por las emisiones de gases de efectos invernadero, la contaminación de suelos y aguas, la pérdida de biodiversidad o la deforestación.

"La dieta es saludable cuando a la vez es sostenible, responsable y ética. Además, de cumplir con las necesidades nutritivas y calóricas del organismo, la alimentación debe contribuir a definir un sistema alimentario respetuoso con el medio ambiente, adaptado al territorio, que minimice la generación de residuos y que apueste por la agroecología", ha explicado la experta Noemí García.

La alimentación como derecho se consagró en el Pacto Internacional de Derechos económicos, sociales y culturales y se ejerce cuando todo hombre, mujer o niño, ya sea solo o en común con otros, tiene acceso físico y económico, en todo momento, a la alimentación adecuada o medios para obtenerla. No obstante, los expertos han avisado de que actualmente es un derecho que "sigue sin cumplirse".

Los principales elementos clave de la alimentación son la disponibilidad en cantidad y calidad para cubrir necesidades fisiológicas de los individuos, libre de sustancias nocivas y aceptable culturalmente; accesible desde el punto de vista físico y económico; estable y duradero; y adecuado, o determinado por las condiciones sociales, económicas, culturales, climáticas y ecológicas.

La presencia de sustancias en los alimentos es una realidad que afecta a nuestras vidas: una de cada cinco muertes a nivel mundial en 2017, unos 11 millones de fallecimientos, se asociaron a una dieta pobre causante de enfermedades cardiovasculares, cánceres y diabetes de tipo 2, según un estudio publicado en la revista médica 'The Lancet'.

Por otro lado, los expertos han señalado que los disruptores endocrinos son sustancias químicas que una vez dentro del organismo modifican el equilibrio de las hormonas. Estas son mensajeras químicas que conectan órganos y tejidos dentro de nuestro organismo.

Los disruptores tienen muy diferente origen y estructura química, que en algunos casos tiene cierta similitud molecular con las hormonas naturales o endógenas, pero al final acaban interfiriendo sobre la síntesis, transporte, metabolismo o unión a receptores específicos de las hormonas. Lo que hacen es, según ha explicado el doctor Nicolás Olea, 'hackear' el mensaje hormonal.

Contador

Para leer más