Gates participará por primera vez en el encuentro del Club Bilderberg y hablará de cooperación

Actualizado 04/06/2010 12:50:20 CET

BARCELONA, 4 Jun. (EUROPA PRESS) -

El empresario fundador de Microsoft, Bill Gates, hablará de la necesidad de invertir en cooperación al desarrollo en la reunión del Club Bilderberg en Sitges (Barcelona), donde estos días se cita la élite política y económica mundial, rodeada de gran secretismo, para compartir puntos de vista.

En rueda de prensa en el CosmoCaixa, tras cancelar ayer una conferencia sobre la importancia de invertir en desarrollo en el primer acto público del Instituto de Salud Global (ISGlobal), Gates confesó que participará por primera vez en este encuentro, que nació en 1954 en Holanda en el marco de una reunió de mandatarios europeos y de EE.UU. dispuestos a tender lazos a ambos lados del Atlántico.

"Soy uno de los que estarán presentes", dijo, y constató que hablará en un "debate sobre energía y las necesidades de los más pobres", donde tratará cómo afectan el cambio climático y las energías renovables a los países menos desarrollados. Sobre la mesa habrá muchos debates financieros, dijo.

Tras constatar que ahora dedica todo su tiempo y esfuerzo a las labores que lleva a cabo con la Fundación Bill & Mellinda Gates para mejorar las condiciones de salud y de vida de las personas más desfavorecidas, explicó que "dondequiera" que va "habla sobre el mismo tema". "Espero no aburrir", bromeó.

En la reunión contará especialmente "historias de éxito" que han sucedido gracias a la inversión en cooperación para que los países europeos, que dijo que "son también muy generosos", continúen invirtiendo en esta línea. "Deben recibir una retroalimentación positiva para que sigan", exclamó Gates.

"Mellinda y yo somos optimistas impacientes", remarcó, tras resaltar la "tarea ilusionante" que supone estar al frente de la fundación que lleva su nombre y el de su esposa, y que ahora colaborará con el Instituto de Salud Global (ISGlobal), impulsado por La Caixa, el Centro de Investigación en Salud Internacional (Cresib, en sus siglas en catalán), el Hospital Clínic-Universitat de Barcelona (UB), la Conselleria de Salud de la Generalitat y el Gobierno central para romper el círculo vicioso entre enfermedad y pobreza.

"Dedico todo mi tiempo a trabajar para mi fundación, no estoy vendiendo ningún 'software' de Microsoft", señaló.

Para leer más