Iberdrola coincide con el IPCC en la "necesidad" de limitar el calentamiento a 1,5ºC con políticas "robustas"

Publicado 09/10/2018 11:15:46CET
Europa Press - Archivo

   MADRID, 9 Oct. (EUROPA PRESS) -

   Iberdrola considera en que el informe de análisis publicado este lunes por el Panel Intergubernamental de Cambio Climático de la ONU (IPPC) es un "elemento básico y sustancial" de cara a la próxima cumbre del Clima y coincide con el grupo de expertos en la "necesidad" de limitar el calentamiento a 1,5 grados centígrados (ºC) frente al objetivo actual de 2ºC y considera que algunas herramientas para lograrlo pasan por una fiscalidad adecuada y políticas "climáticas robustas".

   La compañía eléctrica considera que el informe del IPCC es un "elemento básico y sustancial" para consolidar con éxito la fase política del Diálogo de Talanoa en la Cumbre Climática de Katowice de diciembre de 2018 (COP24).

   Además, la empresa comparte "la visión" del IPCC sobre la "necesidad" de avanzar hacia un escenario de 1,5ºC, su viabilidad y las oportunidades asociadas en términos de mejoras de crecimiento económico, desarrollo industrial, de calidad del aire y de salud pública.

   En este contexto, apoya "firmemente" el desarrollo de estrategias climáticas de largo plazo para alcanzar economías con emisiones netas "nulas" y marcos de políticas climáticas robustos.

   En concreto, Iberdrola afirma que la fiscalidad y los instrumentos del precio de carbono deben estar basados en el principio "quien contamina paga" y juegan un papel "central".

   En su opinión, deben ser prioritarios la eficiencia energética debe lograrse "principalmente" a través de la electrificación de usos finales, como el transporte eléctrico, las bombas de calor, la iluminación led, así como con el desarrollo de energías renovables.

   Del mismo modo, observa que las políticas y los planes sectoriales deben ayudar a superar con éxito las actuales barreras a la descarbonización.

   Para ello, considera que es urgente actuar para alcanzar un pico de emisiones "lo antes posible" y una senda de reducción de emisiones que asegure que el incremento de la temperatura a final de siglo se sitúa "sensiblemente" por debajo de los 2ºC.

   Asimismo, Iberdrola manifiesta su convencimiento en que "todos" los sectores, tales como transporte, edificación o la industria, deben acelerar su transición hacia la descarbonización para cumplir con ese escenario.

   Igualmente comparte la visión del IPCC sobre el "importante papel" del sector energético y, en particular, de la electricidad como la "principal vía" para descarbonizar los usos finales de la energía tanto en transporte, como en edificación e industria.

   En la misma línea, Iberdrola cree también "oportuno", tener en cuenta la "elevada incertidumbre" asociada al papel que pueden jugar las tecnologías de captura de CO2, ya que el informe del IPCC les otorga un papel "muy relevante" y señala que la "efectividad de estas técnicas no está probada a gran escala".

   Si bien, aunque la empresa pone la vista en el medio y largo plazo, insiste también en que las acciones de corto plazo deben ser "prioritarias" debido a la "gravedad del problema y su ritmo de agravamiento".

   Finalmente, añade que el proceso se deberá "abordar" en el marco de una "transición justa" que incorpore apoyos a los sectores de la sociedad más vulnerables.