Actualizado 22/09/2015 18:18 CET

Ecologistas tachan de "escandaloso" manipular las emisiones de CO2 en los coches

MADRID, 22 Sep. (EUROPA PRESS) -

Las ONG ambientales han calificado de "auténtico escándalo" la manipulación de los datos de emisiones de los gases contaminantes en los vehículos que se ha detectado en Estados Unidos en coches Volkswagen porque supone la "comprobación" de las "artimañas" de la industria automovilística para sortear la legislación ambiental.

En este sentido, el coordinador estatal de Ecologistas en Acción, Francisco Segura, ha subrayado en declaraciones a Europa Press que esta situación "ya se conocía" y había sido denunciada desde hace años por organizaciones como Transport & Environment, en la que se integra Ecologistas en Acción.

La organización europea ha denunciado con anterioridad que los datos que se ofrecen de las emisioens de los vehículos "no son reales" y están "trucadas", tanto las de emisiones de CO2 como las de partículas y dióxido de nitrógeno.

"Hay una picaresca muy grande por parte del sector que pagamos todos o bien contribuyendo al cambio climático o bien con nuestra salud", ha lamentado Castejón que ha recordado que el transporte es el principal factor de deterioro de la calidad del aire en Europa y que la contaminación provoca 450.000 muertes prematuras al año en el continente.

Además, ha incidido en que detrás de este "fraude" está la explicación de por qué las ciudades europeas siguen superando los niveles de contaminación mientras, en teoría, los vehículos van reduciendo sus emisiones. De este modo, ha admitido que la contaminación del aire ha ido bajando "algo", pero no tanto como debiera con las mejoras tecnológicas existentes.

"Las mejoras están ahí, pero los fabricantes nos engañan. Volskwagen debería tener una multa pero la Comisión Europea debería abrir una investigación de oficio para ver si el resto de fabricantes también lo hace, así como atender a las denuncias de las organizaciones ambientales", ha apostillado el representante de Ecologistas en Acción que ha recordado también que la industria alemana ha hecho "piña" y es "la que más se opone a limitar las emisiones de los vehículos" por su especialización en coches de diésel y muy potentes.

En cuanto a los estándares exigidos, ha dicho que son distintos en cada país y que, incluso en Estados Unidos varía en función del Estado y en algunos de sus confederados como California las exigencias son más estrictas que en Europa.

NORMARTIVA DIVERSA

Otra de las diferencias entre Estados Unidos y la UE es que su normativa de calidad del aire y la medición de emisiones es diferentes. Por ejemplo en Estados Unidos cada vehículo debe cumplir con la normativa, mientras que en la UE se exige el cumplimiento en función de la media de toda la flota de vehículos que vende un fabricante.

Por su parte, el portavoz de Clima y Energía de Amigos de la Tierra, Héctor de Prado, ha reivindicado las denuncias por publicidad engañosa del sector automovilístico por ejemplo en el tamaño de la tipografía en la información de emisiones ya que aparece en letra pequeña y, en ocasiones, difuminada.

A su juicio, esta falsificación ha sido totalmente intencionada puesto que ya venía de fábrica y, a nivel general, recuerda que los combustibles fósiles provocan o aumentan el problema del cambio climático.

Por ello, ha reclamado el paso hacia un cambio de modelo, donde prevalezcan las iniciativas sostenibles, los coches eléctricos eficientes e inteligentes, por ejemplo. "Con coches 100 por 100 eléctricos no habría problema de falsificación de las emisiones.

Asimismo, ha valorado que si los coches se fabrican cada vez con mejor tecnología es bastante sencillo reducir emisiones, al tiempo que confía de que esta situación sirva de "toque de atención" para el resto de las marcas comerciales porque los políticos deberían velar por la salud de los ciudadanos incluso por encima de los intereses empresariales. En definitiva, también ha abogado por eliminar progresivamente el uso de combustibles fósiles.

En la misma línea, la responsable de Energía de Greenpeace España, Marina Bevacqua, ha añadido que la ONG también lleva años denunciando a Volkswagen porque lleva trabajando con fuerza para evitar que se pongan límites a los gases tóxicos al sector y desarrolló una influencia muy fuerte a los responsables comunitarios para lograrlo.

"Se demuestra que la industria automotriz no tiene problema en cometer un delito para vender sus productos perjudicando a la salud de los ciudadanos", ha denunciado.

30 MILLONES DE AUTOS TRUCADOS

Según sus estimaciones, se piensa que 30 millones de autos podrían estar trucados para limitar las emisiones que estaban generando. Por ello, cree que Europa debe fijar unos límites y cada Estado es el que debe controlar que eso se cumple.

"Si tienen tecnología para hacer algo así, ¿por qué no la usan para limitar realmente las emisiones y no provocar daños a la salud? Los políticos deben defender a la ciudadanía y no aceptar los lobbys de la industria", ha apostillado Bevacqua que ha apuntado que parece ser que la brecha entre los datos ofrecidos y la realidad podría ser de 40 veces más que el límite permitido, según la Agencia del Medio Ambiente de Estados Unidos.

Finalmente, ha reclamado un cambio de paradigma en la movilidad, para que sea eficiente, fomentando los sistemas de transporte público, la electrificación de los vehículos y, "lo más importante", lograr un cambio de mentalidad como conescuencia de la movolidad en las ciudades.

Para leer más