Publicado 09/04/2021 15:25CET

El paraje de Punta Entinas-Sabinar (Almería) acoge la suelta de 30 ejemplares de cercetas pardillas

La consejera de Agricultura participa en la suelta de 30 ejemplares de cerceta pardilla en Punta Entinas-Sabinar (Almería)
La consejera de Agricultura participa en la suelta de 30 ejemplares de cerceta pardilla en Punta Entinas-Sabinar (Almería) - JUNTA DE ANDALUCÍA

ROQUETAS DE MAR (ALMERÍA), 9 Abr. (EUROPA PRESS) -

La consejera de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, Carmen Crespo, ha participado este viernes en el Paraje y Reserva Natural Punta Entinas-Sabinar de Roquetas de Mar (Almería) en la suelta de 30 ejemplares de cercetas pardillas, cifra que representa cerca del 40 por ciento del total que la Junta de Andalucía tiene previsto liberar en el medio natural de Andalucía.

Crespo ha apuntado que esta ave es "la especie de pato más amenazada de Europa y que se encuentra en situación crítica en España", según ha trasladado la Junta en una nota.

La consejera ha apuntado que la comunidad autónoma andaluza es "un territorio clave para la conservación de la especie porque cuenta con la mayor parte de la población nacional" y ha añadido que se ha seleccionado Punta Entinas-Sabinar para esta suelta por ser "uno de los sistemas dunares mejor conservado de la Península Ibérica y que es el hábitat de una abundante avifauna".

La responsable de Desarrollo Sostenible ha resaltado el "compromiso" del Gobierno andaluz con "la protección de nuestra rica biodiversidad y, en especial, con las especies en peligro de extinción".

En total, la Junta participa en nueve LIFE entre los que se encuentra el proyecto centrado en la cerceta pardilla y que, al mismo tiempo, persigue también mejorar el estado de conservación de 3.000 hectáreas de humedales para revertir el riesgo de extinción de este ave.

Esta iniciativa para proteger a la cerceta pardilla, coordinada por la Fundación Biodiversidad, cuenta también con la cooperación de la Generalitat Valenciana, el Gobierno de la Región de Murcia, SEO/BirdLife y la Asociación de Naturistas del Sureste (ANSE).

En su intervención, Crespo ha apuntado que la labor que está desarrollando la Consejería para proteger a la cerceta pardilla contempla, entre otras acciones, el desarrollo de un programa de cría y el refuerzo de las poblaciones silvestres mediante la liberación de aves nacidas en cautividad.

Estas sueltas, según ha explicado la responsable del ramo, se llevan a cabo "tanto en localidades históricas de la especie como en otras potencialmente adecuadas para la liberación y expansión de los ejemplares".

PROCESOS PARA LIBERAR AVES

Los ejemplares de cerceta pardilla que desde habitan en Punta Entinas-Sabinar nacieron en 2020 en la Reserva Natural Concertada Cañada de los Pájaros, ubicada en la provincia de Sevilla, donde se desarrolla un programa de cría en cautividad de especies amenazadas.

Para permitir su adaptación progresiva a la zona donde se produce la liberación, se han instalado diversos jaulones de aclimatación en las orillas de la laguna donde los ejemplares han permanecido una semana recibiendo alimento a diario por parte de los técnicos de la Consejería.

Todas las aves están marcadas con anillas que permiten su seguimiento a distancia y algunas de ellas están equipadas con un dispositivo de seguimiento remoto (emisor satélite) que hará posible conocer su movimiento. De esta forma, el Gobierno andaluz podrá contar con información relativa a sus patrones de desplazamiento y al uso que realizan de los distintos humedales.

Además de Punta Entinas-Sabinar, también se han liberado ya 26 cercetas pardillas en La Laguna de Medina (Cádiz) y está prevista la suelta de ocho ejemplares más en las Marismas de Trebujena (Cádiz) y otras 16 de estas aves en la Laguna de Fuente de Piedra (Málaga).

La cerceta pardilla es un pato pequeño que nidifica fundamentalmente en España en dos núcleos principales: las Marismas del Guadalquivir y los humedales del sur de Alicante. Hasta la mitad del siglo XX, este ave era el pato más abundante de las Marismas del Guadalquivir y se contaban las parejas reproductoras por miles.

Sin embargo, amenazas como la degradación de los humedales y la caza ilegal han contribuido a llevar a esta especie al borde de la extinción. En concreto, en 2018 fue declarada como especie en situación crítica en España mientras que en 2020 se contabilizaron un total de 48 parejas reproductoras en Andalucía.