Cuatro personas detenidas y 2.800 plantas de marihuana incautadas en una operación de la Guardia Civil en Álava

407296.1.644.368.20180918104550
Vídeo de la noticia
Publicado 18/09/2018 10:45:50CET

VITORIA, 18 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Guardia Civil y la Agencia Tributaria se han incautado de 2.793 plantas de marihuana en diferentes estados de floración en una
nave industrial de la localidad alavesa de Legutiano, en una operación en la que han sido detenidas cuatro personas por presuntos delitos de tráfico y cultivo de sustancias estupefacientes, y defraudación de fluido eléctrico.

La investigación se inició ante las sospechas de que en el Polígono Industrial de Gojain, en Legutiano, existía un pabellón en el que se ubicaba una plantación de marihuana de grandes dimensiones, cuya producción, al parecer, se destinaba al mercado ilegal en el País Vasco, Navarra, Burgos y Cantabria.

Una vez completadas las investigaciones iniciales, agentes de la Guardia Civil y funcionarios de la Agencia Tributaria del
País Vasco detuvieron en el propio polígono de Gojain a uno de los dos encargados del mantenimiento de la plantación. Con posterioridad, se arrestó a otras tres personas en Eibar y Elgoibar (Gipuzkoa) y en Berriz (Bizkaia).

Además, se llevaron a cabo registros domiciliarios en las
localidades Eibar, Elgoibar y Bergara, en los que se intervino una
máquina contadora de billetes, 2.090 euros en billetes fraccionados, más de 275 euros en monedas y 2,2 kilos de marihuana triturada, entre otros efectos.

La nave estaba especialmente preparada para el cultivo de plantas de cannabis sátiva, y disponía de diferentes dependencias para la germinación, secado y las distintas fases de crecimiento de las plantas.

SUMINISTRO ELÉCTRICO ILEGAL

Además, el complejo estaba conectado ilegalmente a la corriente eléctrica, por lo que se solicitó la presencia de técnicos de la compañía suministradora de electricidad para certificar el enganche ilegal a la red. Se estima que la cuantía económica defraudada por este suministro eléctrico irregular es de 30.000 euros.

Con la detención de estas cuatro personas (dos españoles, un ciudadano de Cabo Verde y una mujer de nacionalidad brasileña), se ha conseguido desarticular una organización dedicada al cultivo de marihuana y su posterior distribución. La Guardia Civil estima que los beneficios que la red podría haber logrado en el mercado ilegal con la marihuana intervenida se sitúan en torno a los 600.000 euros.