Diputación de Gipuzkoa concede 6 millones al Ayuntamiento de Irun para las obras de la primera fase de la Ronda Sur

Imanol Lasa
DFG
Publicado 13/11/2018 13:40:16CET

SAN SEBASTIÁN, 13 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Consejo de Gobierno de la Diputación de Gipuzkoa ha aprobado la concesión al Ayuntamiento de Irun de una subvención de 6 millones de euros para sufragar la ejecución de las obras de la primera fase de la Ronda Sur, la nueva variante de titularidad municipal para ir hasta Behobia por el sur de la ciudad.

El portavoz foral, Imanol Lasa, ha afirmado en rueda de prensa que, de este modo, la institución foral "cumple con el compromiso adoptado de apoyar una infraestructura clave para mejorar la movilidad en la segunda ciudad de Gipuzkoa, descongestionando el tráfico y repercutiendo positivamente, por tanto, la calidad de vida de los irundarras".

La Ronda Sur será de titularidad municipal y, según ha apuntado, "corresponderá ahora al Ayuntamiento dar los pasos pertinentes" para comenzar "cuanto antes" con las obras, cuya duración será de 16 meses, al haber aprobado Diputación la financiación, y tener listo ya el documento para la cesión de los terrenos de propiedad foral.

El proyecto contempla dos tramos: la primera fase de la Ronda Sur propiamente dicha, con un presupuesto de 7.048.544,04 euros, de los que la Diputación aportará 6 millones; y la glorieta y la ampliación del vial de acceso a la parcela de equipamiento en Txenperenea, con un presupuesto de 1.167.151,77 euros, que correría a cargo del Ayuntamiento irundarra.

CONEXIÓN

El portavoz foral ha recordado que la nueva infraestructura viaria se plantea como la primera fase, con una longitud de 690 metros, de la futura variante que permitirá ir hasta Behobia por el sur de la ciudad. Conectará, por un lado, con la nueva rotonda a construir en el enlace con la autopista AP-8 y por el otro mediante una conexión provisional con la avenida Euskal Herria cerca del convento Egiluze de la Congregación de las Hijas de la Cruz.

El trazado en planta discurrirá en paralelo a la autopista por su lado norte. Tendrá una rasante descendente en sentido Behobia con una pendiente máxima del 5% y dispondrá de dos carriles en el sentido ascendente Behobia-Oinaurre y uno en el descendente, separados por una mediana de un metro.

A esta actuación hay que sumarle el nuevo semienlace a la AP-8, que atenderá una demanda viaria de 2.500 vehículos, cuyas obras está previsto comenzar entre diciembre y enero, con un plazo de ejecución aproximado de 12 meses. La Diputación contempla adjudicar los trabajos cuanto antes, y financiará el proyecto en su totalidad con 9,3 millones, a través de la sociedad foral Bidegi.

"En conjunto, vamos a aportar más de 15 millones para estos dos proyectos que están completamente ligados, y que posibilitarán una conexión más directa con el centro de Irun, dando un salto cualitativo en la movilidad, y por tanto, en la calidad de vida de la segunda ciudad de Gipuzkoa", ha señalado Lasa.