Actualizado 02/08/2021 11:57 CET

La Ertzaintza advierte de los hurtos a través del 'abrazo solidario'

Archivo - Vehículo policial de la Ertzaintza
Archivo - Vehículo policial de la Ertzaintza - EUROPA PRESS - Archivo

BILBAO, 2 Ago. (EUROPA PRESS) -

La Ertzaintza y las Policías Locales han aconsejado adoptar una serie de medidas preventivas frente a los hurtos denominados 'abrazos solidarios' o 'abrazos cariñosos', que sufren sobre todo las personas mayores.

El abrazo solidario es una técnica de hurto llevada a cabo habitualmente por mujeres, que consiste en aproximarse a una víctima potencial, normalmente elegida por ser de edad avanzada, no acompañada, pero sobre todo por portar objetos de valor en su cuello o muñecas, según ha descrito el Departamento de Seguridad.

Estas mujeres tratan de embaucar a la víctima mediante saludos efusivos, aparentando que le conocen, solicitando información de cualquier tipo, incluso, ofreciéndoles favores sexuales. Mientras llevan a cabo esta conversación de distracción les agarran de manos y brazos o les abrazan, buscando hurtarles collares, pulseras, relojes o cualquier objeto de valor que la persona porte.

Según detalla, las personas que ejecutan el hurto son el último eslabón de grupos criminales con origen en Europa del Este que operan de manera organizada y que cambian de ubicación periódicamente, operando por todo el territorio nacional.

Las asaltantes (suelen ser mujeres) están siempre escoltadas por un vehículo, normalmente conducido por un varón de la misma nacionalidad, que les sigue de cerca para que, en el caso de que el intento de hurto sea fallido o la víctima se aperciba de que está siendo robado, la mujer pueda subir al vehículo y huir del lugar.

Es habitual que cuando consuman un hurto abandonen el municipio donde lo han cometido, para trasladarse a otro y buscar una nueva víctima. Los lugares preferidos para llevar a cabo los hurtos son aquellos frecuentados por el tipo de víctima que buscan: calles comerciales, parques públicos, cercanías de centros religiosos, aledaños de residencias de la tercera edad o sociedades de jubilados, geriátricos, centros sanitarios. etc. No obstante, también se producen casos en el interior de portales o, incluso, ascensores.

CONSEJOS

De este modo, se aconseja desconfiar de las personas desconocidas que invadan nuestro espacio personal, especialmente si se muestran excesivamente efusivas y cariñosas.

También recomiendan evitar, en la medida de lo posible, transitar en solitario en inmediaciones de calles comerciales, parques públicos, cercanías de centros religiosos, aledaños de residencias de la tercera edad, sociedades de jubilados y centros sanitarios, así como no hacer ostentación innecesaria de joyas o relojes de alto valor económico en la vía pública.

Llevar a cabo una revisión de los cierres de estos objetos, haciéndolos reparar o sustituir en caso de que se encuentren defectuosos, guardar fotografías de los objetos de mayor valor a fin de que, si alguno de ellos es sustraído, se pueda aportar la fotografía al presentar la denuncia, así como llamar inmediatamente al teléfono de emergencias 112 en caso de ser víctima son otros de los consejos.

Para leer más