Gobierno recuerda que la ley de Iniciativa Legislativa Popular lleva en vigor dos años y se aprobó con "gran consenso"

Publicado 13/11/2018 17:57:36CET

No se opone a tramitar la reforma planteada por E-Podemos, pero dice que no se ha llevado a cabo ninguna valoración "objetiva y razonada"

VITORIA, 13 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno Vasco no se opone a la tramitación de la reforma de la ley de Iniciativa Legislativa Popular, si bien ha recordado a Elkarrekin Podemos que la normativa "lleva en vigor dos años" y que se aprobó con "gran consenso".

El Consejo de Gobierno ha analizado, en su reunión de este martes, la 'Proposición de Ley de modificación de la Ley 10/2016, de 30 de junio, reguladora de la Iniciativa Legislativa Popular', registrada por el grupo parlamentario Elkarrekin Podemos.

El Ejecutivo vasco ha constatado que la modificación legislativa que propone Elkarrekin Podemos "afecta exclusivamente a la relación de la ciudadanía con la institución parlamentaria" y, por ello, no se opone a su tramitación, pero sí advierte de que "la propuesta modifica una ley que lleva en vigor poco más de dos años y sobre la que no se ha llevado a cabo ninguna evaluación objetiva para verificar si ha cumplido los objetivos marcados".

"Ni el tiempo transcurrido ni el número de iniciativas legislativas populares registradas en el Parlamento Vasco en estos dos años facilitan una evaluación legislativa objetiva, fundada y razonada", ha señalado.

Por otro lado, el Gobierno ha recordado que la principal reforma que propone Elkarrekin Podemos se refiere al artículo 14, que fue aprobado por unanimidad de la Cámara Vasca porque "supuso un gran avance respecto al contenido de la ley anterior de 1986".

EQUILIBRADA

Finalmente, el Ejecutivo de Iñigo Urkullu ha señalado que es partidario de dotar a Euskadi de "una regulación moderna y avanzada de los instrumentos públicos que articulan y dan cauce tanto a la democracia participativa, como a la democracia directa y semidirecta".

Por ello, ha añadido, "es deseable que cualquier reforma sea equilibrada y no entorpezca el uso de la ILP por parte de la ciudadanía, estableciendo unos requisitos demasiado exigentes, ni tampoco se rebajen las exigencias hasta el extremo de trivializar su importancia pública".