Gobierno Vasco defiende el Presupuesto 2019 y pide a todas las fuerzas políticas "que arrimen el hombro para avanzar"

Publicado 05/10/2018 10:47:40CET

El viceconsejero de Economía y Finanzas afirma que Euskadi está "mejor preparada" para soportar la "eventual" subida de tipos de interés

BILBAO, 5 Oct. (EUROPA PRESS) -

El viceconsejero de Economía, Finanzas y Presupuestos del Gobierno Vasco, Alberto Alberdi, ha defendido el presupuesto "ambicioso" planteado por el Gobierno Vasco para 2019, y ha emplazado a todas las fuerzas políticas "arrimar el hombro para avanzar".

El viceconsejero ha anunciado asimismo que Euskadi está "mejor preparada" para soportar la "eventual" subida de tipos de interés tras haber crecido durante tres años a tasas cercanas al 3%, "por encima de su potencial", que ha estimado entre el 2% y el 2,5%, y de reducir "considerablemente" la deuda

Alberdi ha hecho estas declaraciones este viernes en Bilbao durante la inauguración de las jornadas sobre 'Banca, Rentabilidad y Normalización Monetaria' organizada por la Deusto Bussiness School, en la que también han participado el gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, y el presidente de Kutxabank, Gregorio Villalabeitia.

Según ha manifestado, el presupuesto para 2019 que planteará su Gobierno, "preservará la consolidación fiscal", pero, al mismo tiempo, "impulsará aún más decididamente los factores que pueden elevar el crecimiento potencial de la economía". En este sentido, ha destacado el aumento de la inversión pública por encima del 7%, y del gasto en innovación del 5%, así como con "un refuerzo importante en el terreno de la de la educación".

Alberdi ha aprovechado la ocasión para "añadir una invitación a hacer bien lo que tenemos que hacer". "Porque no volveremos a pasar por este camino, yo espero también que todas las fuerzas políticas arrimen el hombro para avanzar", ha emplazado.

De cara a este año, Alberdi ha recordado que el Gobierno Vasco se ha marcado como objetivo "el difícil objetivo" de cerrar con déficit cero, a pesar de que el presupuesto inicial contemplaba un 0,4% del PIB y también se acerca al objetivo del 13% de deuda, que es la parte de la horquilla europea del 60% reservada a las Comunidades Autónomas, cuando los mismos valores son del 24,7% y del 98% en el conjunto del Estado.

El viceconsejero ha trazado un panorama de la economía vasca basado en "un modelo equilibrado de crecimiento tanto desde el punto de vista sectorial como de la demanda, en el que empuja la demanda interior con buen comportamiento de la inversión en bienes de equipo, pero no se genera déficit exterior".

CONSOLIDACIÓN FISCAL

En un contexto así ha afirmado que "es preciso avanzar en la consolidación fiscal para ganar margen de maniobra para el futuro, como hemos venido haciendo desde 2017, una vez eliminado el efecto irregular de los Acuerdos sobre el Concierto y cerrar con un déficit del 0,1% del PIB".

Alberdi ha reconocido que Euskadi "también participó de la ola de financiarización que desencadenó la crisis, ya que el peso del crédito sobre el PIB se dobló desde el 64% en 1995 hasta el 128% en 2010". "Desde entonces se ha producido una reducción hasta situarse en el 96%", ha añadido.

Ha señalado que ese control del endeudamiento también lo han llevado a cabo las empresas vascas, que han logrado reducir el peso del endeudamiento en su balance en diez puntos entre 2009 y 2015.

El viceconsejero ha insistido en que "a pesar de haber crecido durante tres años a tasas cercanas al 3%", Euskadi ha reducido "considerablemente la deuda". "Por lo tanto, estamos mejor preparados para soportar una eventual elevación de tipos de interés", ha dicho.

NORMALIZACIÓN MONETARIA

Sobre el contexto económico actual, Alberdi ha señalado que se asiste "con gran inquietud al actual proceso de normalización monetaria" ya que "el camino de la normalización es estrecho y que los bancos centrales deben observar un equilibrio delicado".

En esa línea, ha señalado que "ir muy despacio puede suponer un riesgo de recalentamiento y de inestabilidad financiera, mientras que ir demasiado deprisa puede comprometer el crecimiento en un contexto en el que los volúmenes de deuda han seguido creciendo y en el que las valoraciones de los activos son elevadas en muchos mercados".

En ese punto, ha afirmado que "la historia suena pero no se repite y podemos aprender del pasado pero hasta cierto punto" y ha citado "la imparable concentración empresarial", el "creciente papel de la banca en la sombra", los "enormes volúmenes de deuda pública y privada" y el "insólito y agresivo papel de lo que se ha dado en llamar política monetaria no convencional, que han seguido a la reciente Gran Crisis Financiera o Gran Recesión".