Pensionistas de Bizkaia llaman a movilizarse el 15 de diciembre para "presionar" en la negociación de los presupuestos

413539.1.644.368.20181105135510
Vídeo de la noticia
Publicado 05/11/2018 13:55:10CET

Lamentan que la respuesta del Gobierno Vasco a la propuesta de EH Bildu para complementar pensiones "no da para muchas alegrías"

BILBAO, 5 Nov. (EUROPA PRESS) -

La coordinadora del movimiento de pensionistas de Bizkaia ha llamado este lunes a la participación en la manifestación convocada para el 15 de diciembre en las tres capitales vascas y en Pamplona, con el objetivo de "presionar" en la negociación de los presupuestos tanto estatales como los de la Comunidad Autónoma Vasca y Navarra, porque si no se aprueban las cuentas las pensiones del año que viene "estarán en el aire".

Centenares de pensionistas se han concentrado un lunes más ante las escalinatas del Ayuntamiento de Bilbao, secundando la convocatoria de la coordinadora el movimiento de pensionistas de Bizkaia.

Desde la coordinadora, Jon Fano ha recordado que, hasta el momento, hay "un preacuerdo de presupuestos a escala estatal" entre el Gobierno del PSOE y Podemos, en el cual hay "algunos aspectos positivos, como el compromiso de subir el SMI a 900 euros", aunque "en lo que hace referencia a las pensiones no se ha dado ningún paso más de lo que ya comprometido por parte del gobierno hace unos meses, es decir, el mantenimiento de la subida del IPC real para 2018 y 2019, y una subida del 3% para las pensiones mínimas".

Sin embargo, ha advertido de que "visto los problemas políticos que existen a escala estatal, los presupuestos no tienen visos de salir adelante con una mayoría".

En el caso de la Comunidad Autónoma ha recordado que ha habido "una recaudación superior a la prevista, y hay posibilidades reales de mejorar las pensiones". En ese sentido, ha señalado que EH Bildu ha hecho una propuesta de posibilitar la aprobación de los presupuestos si el Gobierno de PNV y PSE-EE aceptan, entre otras, una partida de 350 millones de euros "para complementar las pensiones, con lo que se acercarían a los 1.080 euros".

No obstante, ha lamentado que la respuesta del Gobierno Vasco a la propuesta de EH Bildu "no da para muchas alegrías, con lo que tampoco sabemos ni tenemos una hipótesis clara sobre qué va a pasar en torno a esta propuesta de EH Bildu".

Ante esta situación, Fano ha afirmado que "solo la presión y el movimiento de los pensionistas puede hacer modificar algo las condiciones hasta ahora planteadas tanto por la administración de Madrid como la de Euskadi". Por ello, ha añadido, "visto que en diciembre las negociaciones de los presupuestos van a estar al pil pil, es el momento adecuado para la movilización masiva en Bizkaia, Álava, Gipuzkoa y Pamplona el 15 diciembre".

"No hay que perder las esperanzas y hay que seguir apretando para que tanto en Madrid como aquí en Euskadi y Navarra se destine el dinero, que es posible, para, sobre todo, conseguir la pensión mínima de 1.080 euros", ha reiterado, para afirmar que es "imprescindible y fundamental" la movilización 15 de diciembre y que los pensionistas "salgamos a las calles inundándolas de gente, para presionar a los gobiernos, para que, de un modo efectivo, atiendan y resuelvan lo que les estamos pidiendo".

Koldo Méndez, también miembro del movimiento de pensionistas de Bizkaia, ha afirmado que "dinero hay de sobra" y ha denunciado que, cada mes, los trabajadores de la Seguridad Social "recibían instrucciones de Madrid de que el dinero que se recaudaba de pensiones lo desviasen a tal o cual Ministerio". "¿Dónde está la contabilidad de ese dinero nuestro?", ha preguntado, para afirmar que "el dinero está en manos de los especuladores".

REIVINDICACIONES

Andrea Uña ha recordado que las reivindicaciones de los pensionistas pasan por "unas pensiones públicas y dignas" y, en caso de "necesidad o déficit" que se recurra a los presupuestos generales. Así mismo, los pensionistas reclaman una pensión "mínima de dignidad de 1.080 euros", y, según ha recordado Uña, en Euskadi "alrededor de 19.000 pensionistas reciben menos de 700 euros y alrededor de 16.000 tiene que solicitar la RGI para poder subsistir". "Con la pensión mínima de 1.080 euros dejaríamos de estar en el umbral de la pobreza y se reduciría la brecha de género en las pensiones", ha señalado.

Otras demandas son, según ha recordado, que se cumpla el artículo 50 de la Constitución y "se ligue la subida del IPC por ley a la pensión, como ya estaba antes de las reformas", además de la derogación de las "perversas leyes que han precarizado el trabajo y nuestra subsistencia".

También solicitan que se suspenda, "y no retrase como ahora hasta 2023", el llamado factor de sostenibilidad, "que no es otra cosa que recortar las pensiones año tras año", y unas pensiones de viudedad "justas y dignas", además de que "no se penalicen las jubilaciones anticipadas cuando llevan cotizadas incluso más de 40 años" y no se apliquen beneficios fiscales para las pensiones privadas.

"Los pensionistas estamos hartos de que se nos diga que no hay dinero para las pensiones, como si fuera nuestra responsabilidad que lo hayan utilizado para otros menesteres, como rescate de bancos y autopistas, o comprar deuda pública", ha advertido Uña, para subrayar que "la hucha de las pensiones es para pagar pensiones" y señalar la necesidad de acometer "una verdadera reforma fiscal y laboral en positivo, que beneficie a los derechos de la mayoría social".

Andrea Uña ha rechazado los mensajes "alarmistas" en el sentido de que pensiones de 1.080 euros son "imposibles" o que las leyes "no se pueden derogar". "Vamos a seguir con las movilizaciones, no vamos a rebajar nuestra tabla reivindicativa y vamos a seguir peleando contra los gobierno de Madrid, Euskadi y Navarra, y donde haga falta", ha concluido.