La UPV/EHU y CIC nanoGUNE mejoran la resistencia del kevlar a la luz solar y las altas temperaturas

Publicado 16/08/2019 13:12:48CET

Los investigadores han hibridado el polímero con óxido de zinc para mejorar sus propiedades y posibilitar nuevas aplicaciones

VITORIA, 16 Ago. (EUROPA PRESS) -

Investigadores de la UPV/EHU y CIC nanoGUNE han hibridado el kevlar con óxido de zinc para incrementar la resistencia de este polímero, utilizado en aplicaciones críticas por su gran robustez, frente a la luz solar y las elevadas temperaturas, sus dos principales debilidades.

El Kevlar es un polímero de gran resistencia, que gracias a su ordenada estructura cristalina, tiene una resistencia y tenacidad mayor incluso que el acero, por lo que tiene múltiples utilidades, entre las que se encuentran aplicaciones críticas como la fabricación de cascos, guantes y ropas de seguridad, chalecos antibalas y neumáticos resistentes a los pinchazos.

No obstante, según ha explicado la UPV/EHU en un comunicado, el kevlar, al igual que la mayor parte de los polímeros de gran resistencia, es muy sensible frente a la luz ultravioleta y las
altas temperaturas.

Dado que sus aplicaciones son para uso en exterior, los polímeros de este tipo deben ser protegidos de la luz solar. La estrategia más utilizada suele ser recubrirlos de resina u óxidos metálicos, pero eso hace aumentar el peso del polímero y le resta elasticidad.

Con la intención de buscar otro tipo de solución a esa realidad, la química Itxasne Azpitarte Irakulis recurrió a la hibridación del kevlar con otro material, en una investigación puesta en marcha con el laboratorio LABQUIMAC de la UPV/EHU.

La hibridación generó una fase intermedia entre los dos materiales, en la que ambos aparecen mezclados. Además, se creó un
recubrimiento de óxido de zinc de unos pocos nanómetros de grosor alrededor de la fibra de kevlar.

MAYOR ESTABILIDAD

Las fibras de kevlar híbridas resultantes presentan una estabilidad mayor frente a la luz ultravioleta y la temperatura, y dado que el recubrimiento es de escala nanométrica, el polímero no
adquiere un peso extra.

Además, el kevlar híbrido puede tener nuevas funcionalidades, dado que la combinación de óxido de zinc con este polímecro ofrece una gran conductividad y propiedades fotocatalíticas.

De esa forma, la nueva fibra podría emplearse, por ejemplo, para la confección de tejidos inteligentes que se lavan por sí mismos, ya que descompondrían la suciedad al ser expuestos a la luz solar. La conductividad eléctrica podría servir para desarrollar dispositivos flexibles o para incorporarlos en las prendas.