El Centro de Acogida Temporal de Mérida pone en marcha clases de español para ayudar a los migrantes en su tránsito

Clases de español para migrantes en Mérida
CRUZ ROJA
Publicado 14/08/2018 19:30:13CET

   MÉRIDA, 14 Ago. (EUROPA PRESS) -

   El Centro de Acogida, Derivación y Emergencias de Mérida ha puesto en marcha clases de español entre sus actividades para ayudar a los migrantes acogidos en su tránsito por el país.

   Los talleres están concebidos como "un espacio de aprendizaje para facilitar la integración de las personas inmigrantes", y están impartidos por un equipo de voluntarios, integrado por traductores y con perfil de profesionales vinculado a la docencia.

   La actividad se realiza bajo la dirección de los Equipos de Sensibilización e Información en Emergencias (ESIE) de Cruz Roja Juventud.

   En concreto, la enseñanza impartida es comunicación básica para que los migrantes "puedan desenvolverse en situaciones cotidianas a las que deben enfrentarse en su tránsito por España", según informa Cruz Roja en nota de prensa.

   Según ha explicado la directora de Voluntariado de Cruz Roja Española en Extremadura, Montaña Durán, el objetivo es "ayudar a los inmigrantes que están en el centro, tanto con el idioma como para que puedan moverse en su entorno más cercano".

   Se trata de "una herramienta para mejorar su aprendizaje y facilitar su inmersión lingüística de forma muy básica", ha explicado Durán, quien ha señalado que las personas acogidas aprenden desde cómo saludarse, comunicarse con el personal del centro, o cómo informarse sobre los horarios y destinos en su viaje".

   Así, Cruz Roja ha decidido poner en marcha este servicio al considerar que es necesario que estas personas tengan un cierto nivel de español, ya que "la mayoría ha dejado su vida de un día para otro y su destino no es siempre el que en principio pretendían, con lo que apenas hablan el idioma que tienen que aprender a manejar", señala.

   Las acciones de formación, que se iniciaron el pasado 10 de agosto, se imparten diariamente en sesiones de 90 minutos en horario de mañana y tarde, y entre 10 y 15 voluntarios por turno se encargan de impartir las clases en las que participan el 80 por ciento de los migrantes acogidos en el centro.

   Durán ha destacado que esta actividad "está siendo un éxito, tanto por el interés que muestran los que reciben las clases, como por la labor de los voluntarios", ya que "muchos de ellos se llevan tarea a casa para gestionar el material y mejorar la organización de la actividad".