Publicado 04/02/2021 12:12CET

Dos condenados a dos años y un mes de prisión por un robo con intimidación a dos menores en Cáceres

   CÁCERES, 4 Feb. (EUROPA PRESS) -

   El Juzgado de lo Penal número 1 de Cáceres ha condenado a la pena de dos años y un mes de prisión a dos hombres, como autores criminalmente de un delito de robo con intimidación tras robarles el móvil a dos menores de 13 años, cuando ambas se encontraban sentadas en un banco en la calle San Petersburgo de la capital cacereña, exhibiendo el primero de los acusados una navaja tipo mariposa y el segundo dos largos y robustos palos.

   En concreto, esta sentencia, recogida por Europa Press, condena a estos dos varones como autores criminalmente de un delito de robo con intimidación, con la concurrencia de la circunstancia modificativa de la responsabilidad criminal, atenuante, de reparación del daño a dicha pena de dos años y un mes de prisión.

   También se les condena a la prohibición de aproximarse a una distancia inferior a 200 metros a las menores, así como comunicar con ellas por cualquier medio durante seis años.

   Además, los condenados deberán indemnizar, conjunta y solidariamente, como responsables civiles directos, a cada una de las perjudicadas en el importe de 500 euros, que se sufragarán a costa de la cantidad consignada, más, en su caso, los correspondientes intereses legales.

   Según se recoge en los hechos probados de la sentencia, fue sobre las 19,45 horas del 16 de junio de 2020, cuando los acusados, "puestos de común acuerdo y con la intención de incrementar ilícitamente sus patrimonios", se dirigieron a dos menores de 13 años cuando ambas se encontraban sentadas en un banco situado en la calle San Petersburgo de Cáceres.

   Tras exhibirles el primero de los acusados una navaja tipo mariposa, mientras el segundo de los acusados se colocaba detrás de las chicas portando dos "largos y robustos palos", reclamaron que les entregaran sus teléfonos móviles, "diciéndoles que si salían corriendo las perseguirían".

   Ante esta situación y "el temor generado en ambas", las menores les entregaron su respectivos teléfonos móviles, tras lo que los ahora condenados se marcharon del lugar.

   Minutos después y tras ser avisados de lo sucedido, funcionarios del Cuerpo Nacional de Policía localizaron a los acusados, "quienes al percatarse de la presencia policial emprendieron la huida hacia la barriada de Aldea Moret", hasta que fueron detenidos.

   En ese momento, señala la setencia, los agentes realizaron una batida por las inmediaciones, hasta que localizaron a unos 5 metros y debajo de un vehículo, una riñonera que contenía los dos teléfonos móviles previamente sustraídos, así como la navaja, mientras que debajo de otro coche hallaron los dos palos igualmente utilizados por los acusados.

   Los teléfonos móviles fueron posteriormente entregados a sus propietarias, mientras que los acusados consignaron judicialmente, para su entrega a las perjudicadas, la cantidad de 1.000 euros de indemnización por el daño moral causado.

Para leer más